El trabajo parlamentario

En Pamplona han decidido no “trabajar” su escaño el día 29. En Madrid han decidido “trabajar” por la huelga. Y tanto una como otra opción parten y comparten un mismo error de concepto: el de considerar trabajo lo que es -o debiera ser- sencillamente un servicio. Claro que todo servicio es trabajoso. Y vale que el desgaste del servicio se ha de compensar con unas dietas justas. Pero esa mentalidad del “currela parlamentario” me suena a excusa de cara dura. Afirmar que representar a la gente en el parlamento es un trabajo y que como tal merece un salario supone acartonar cínicamente el sistema, blindar la casta política y menospreciar a los verdaderos políticos de carrera que son los funcionarios. Hacemos mal al institucionalizar el puesto a los políticos representantes -los gobernantes son otra categoría diferente-. Porque la representación debiera ser, por definición, algo mucho más ágil, más ligero, más libre.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja