Las tres amenazas de las participaciones preferentes para Caja Navarra

Redacción 22 febrero 2012 Noticias
Imagen de Las tres amenazas de las participaciones preferentes para Caja Navarra

.

Las participaciones preferentes son una carta que las entidades financieras han utilizado para recapitalizarse en dos fases. Primero al emitirlas y luego, al cambiar la normativa bancaria, para canjearlas por acciones, deuda subordinada o bonos convertibles en acciones. En esta segunda fase y acuciada por la necesidad de volver a recapitalizarse, Banca Cívica contempla el canje de 700 millones de euros en participaciones preferentes de sus clientes. Aunque aún no se ha decidido la forma en que se realizará el canje, puede suponer una grave amenaza para la participación de Caja Navarra si, como han hecho otras entidades, consiste en el cambio por acciones o bonos convertibles en acciones.

Primera amenaza: dilución de la participación de Caja Navarra en Banca Cívica

Banca Cívica podría canjear participaciones preferentes por acciones o bonos convertibles en acciones (esta posibilidad se contempla explícitamente en su web) por valor de 700 millones de euros. Es decir, que 700 millones en participaciones preferentes podrían llegar a a convertirse en 700 millones de euros en nuevas acciones. Es lo que ha sucedido, por ejemplo, con las preferentes del Santander, el BBVA u otras entidades. El problema con Banca Cïvica es que el valor de todas sus acciones (capitalización bursátil) es sólo de unos 1.100 millones de euros. Es decir, que las preferentes suponen un 63% del actual valor bursátil de Banca Cívica. Si todas las preferentes se convirtieran en nuevas acciones, los actuales accionistas verían diluida su participación a un 37%. En el caso de Caja Navarra, su participación en Banca Cívica caería del 16% actual a un hipotético 6%. Ampliar el número de acciones de una sociedad equivale a dividir una tarta entre más accionistas. Obviamente a más accionistas menor es el trozo de cada uno. Una alternativa menos dilutiva es la que ha adoptado por ejemplo La Caixa, dividiendo el canje al 30% en bonos convertibles en acciones y 70% en deuda subordinada.

Segunda amenaza: que el dividendo de Caja Navarra se quede en casi nada

Cuando Caja Navarra decidió transferir el 100% de su negocio bancario a Banca Cïvica, los beneficios de Caja Navarra pasaron a ser los dividendos de su participación accionarial en Banca Cïvica. Si la participación de Caja Navarra en Banca Cïvica baja del 16%, en la misma medida bajará su participación en los beneficios y los dividendos. Si Banca Cívica gana 200 millones (estimación beneficios 2011), la participación actual de Caja Navarra (16% del capital) supondría una participación teórica en el beneficio de 32 millones. Se trata del dinero que obtendría Caja Navarra si Banca Cïvica repartiera entre sus accionistas el 100% de su beneficio. Por el contrario, si la participación de Caja Navarra bajara a ese hipotético 6%, su participación en el beneficio descendería hasta los 12 millones de euros. La obra social de Caja Navarra depende esencialmente de esos beneficios.

Tercera amenaza: dejar de ser caja para pasar a ser fundación

Las últimas medidas legales acometidas por el ejecutivo, referidas a la reforma del sector financiero, rebajaron del 50% a 25% el límite de participación que las cajas debían mantener en el banco-sip a través del cual realizan su actividad sin tener que pasar a convertirse en fundaciones especiales supervisadas por el gobierno. Dicha rebaja se decidió, precisamente, pensando en la necesidad que iban a tener muchas cajas de ampliar capital canjeando preferentes o acudiendo a los mercados. No obstante, sigue siendo un límite peligroso cuando el valor de las preferentes, como en el caso de Banca Cívica, ante un posible canje representa un porcentaje tan elevado de su valor de mercado.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 2,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (2)
  1. Que sepamos, el Oráculo de Corella no ha hablado todavía, esperemos sus doctas indicaciones.
    Ahora en serio, joder, qué miedo me da la futura situación de Audenasa y MGO. Si fuera accionista o trabajador de esas empresas estaría cuajadico de miedo.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  2. trotamundos says:

    Triste, muy triste la situación. ¿A donde nos han llevado? Que va a ser de las entidades a las que la Caja ayudaba con sus subvenciones?……Porque con lo que les va a quedar con los beneficios que les van a corresponder no creo que puedan subvencionar mucho.
    Ya pueden estar “orgullosos” nuestros políticos de su obra y de los directivos de la Caja, ni hablemos.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Encuestas

¿Cuál es su postura respecto a la moción de censura?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 12 de diciembre de 2005