El arte de vender arte

Ha tenido que llegar la bendita vaca flaca para que el ayuntamiento de Pamplona renuncie a comprar eso que llaman arte. Me apuesto lo que sea a que esa prudente decisión no provoca ninguna manifestación pública de indignación. Aún queda algo de sentido común.

El arte contemporáneo se ha convertido en un  pantano de arenas movedizas a medio camino entre el marketing y la estupidez. Descubrir arte verdadero en medio de ese bazar enloquecido se había puesto muy complicado. Así que la retirada de esa gente que iba a Arco a comprar “con dinero de nadie” no puede traer mas que beneficios a los artistas de verdad. A esos que no tienen tal vez arte para vender el arte que tienen. El cierre del grifo municipal no acabará con toda la morralla pero ayudará a ese loable objetivo.

El ayuntamiento de Pamplona ya no va a comprar. Ahora el colmo de la felicidad sería que se pusiera a vender su pequeña colección de zarrios contemporáneos. Eso si que sería divertido.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja