El caso Bin Laden. El progre justiciero ataca de nuevo

Jerónimo Erro 4 mayo 2011 Claves

 

Ante todo debo desmentir cualquier implicación de mi humilde persona con la “operación gerónimo” que acaban de ejecutar los cazarrecompensas yanquis. Creo que yo no hubiera hecho eso que ha organizado Barack Obama al estilo Mosad. Me repugna el terrorismo y también el antiterrorismo cuando emplea métodos terroristas. Si uno condena el terrorismo debe ser consecuente y hacer una condena extensa, radical y retroactiva. Porque si empezamos con disquisiciones casuísticas, a este sí, a este no, corremos el riesgo de hacer como con el aborto. ¿Despenalizaremos el tiro en la nuca en según qué casos?

El fin no justifica los medios. Ni para lanzar una bomba atómica ni para matar al ogro más feroz. Ese es el quid de la cuestión. Todo este reality de Bin Laden tiene un no se qué de primitivo que da miedo. Suena más a venganza de la tribu, o a capricho demagógico de Nerón, que a justicia de un país cristiano. Más a caza de brujas que a juicio justo. Bin Laden me asustaba mucho, con esas barbas largas y con su oscuro pasado de millonario viejo amigo de la CIA. Pero más miedo me dan los progres cuando se ponen a justificar cualquier hazaña.

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que es posible el sorpasso de VOX?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 2 de julio de 2013