Radicalismo político y violencia en Navarra

Redacción 18 enero 2011 Noticias
Imagen de Radicalismo político y violencia en Navarra

 

Hace unos días, tras el atentado en Tucson que dejó seis muertos y varias personas heridas entre las que se contaba la congresista demócrata Gabrielle Gifford, se desató toda una campaña contra el Tea Party como presunto responsable político de la tragedia. La prensa española de izquierdas secundó con particular entusiasmo la criminalización del Tea Party como creador del clima de crispación en el que se produjo el atentado. El hecho que ha puesto a prueba la coherencia de la prensa progresista española, sin embargo, no ha sido un acto de violencia desatado contra algún miembro del Tea Party, sino la brutal agresión a un miembro del gobierno popular murciano. El gobierno murciano, pese a tratarse de una iniciativa impuesta desde el gobierno central socialista, viene sufriendo una inusitada campaña de acoso que incluye anteriores episodios de violencia a cuenta de los recortes salariales a los funcionarios. El PP interpreta por tanto que la última y brutal agresión es resultado de un clímax no sólo consentido sino hasta deliberadamente propiciado. El PP goza de cierta experiencia en este tipo de situaciones como recuerda el hecho de que sus sedes en toda España fueran atacadas por decenas durante los meses anteriores a las elecciones generales del 2004.

Radicalismo en Navarra

Frente a la acción criminal de un perturbado, no hay duda de que ciertas expresiones de violencia organizada requieren un caldo de cultivo. Suele decirse de ese caldo que no es el pez, pero sí al menos el agua en donde vive el pez. Algo de eso sabemos en España y en Navarra donde venimos sufriendo durante décadas el azote del terrorismo. Una expresión de ese radicalismo latente la encontramos por ejemplo en dos extrañas encuestas paralelas que casualmente hemos encontrado en el archivo del foro del Diario de Noticias. La primera de ellas planteaba a los visitantes de ese foro si consideraban que UPN era una formación fascista, a lo que la mayoría respondió que sí. La segunda encuesta preguntaba a esos mismos visitantes si consideraban justificado el uso de la violencia contra un gobierno fascista, a lo que la mayoría volvió a responder que sí. La conclusión lógica de relacionar ambas encuestas sólo se puede calificar como perversa, aunque sin duda reveladora.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Además del económico, tenemos un enorme déficit de tolerancia 

Admitámoslo: los españoles llevamos muy mal que las ideas de nuestro vecino no coincidan con las nuestras. Tendemos a descalificar a la persona que argumenta en vez de a sus argumentos, y además es una actitud que en este país funciona. Se trata además de una mala costumbre propiciada desde los poderes fácticos. Si odiamos a los que no piensan como nosotros, es más difícil que escuchemos sus argumentos, porque primero tendríamos que asumir que al darles la razón podemos convertirnos en el tipo de persona que odiamos. Naturalmente esto es un blindaje de nuestros propios dirigentes para que no les castiguemos por su incompetencia. Permanecemos fieles a ellos por el odio a los contrarios. Apreciamos fácilmente este comportamiento en los del otro bando, aunque por alguna extraña razón nos cuesta más reconocerlo en nosotros. Sería un gran avance que llegáramos a pensar algún día que los demás no son tan malos, aunque naturalmente, eso sí, se encuentren tan terriblemente equivocados.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (8)
  1. espora says:

    El Prestige, el Yak-42, la Guerra de Iraq, el 11M, el proceso de “paz”, la memoria histórica… La izquierda utiliza todo lo que puede para crispar y criminalizar a todo el que no piensa como ellos. El que no es uno de ellos es un fascista, un enemigo de la paz, un insolidario… Nunca aceptan que quien no es uno de ellos busque el bien por otros medios.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  2. rosebud. says:

    Señores de Navarra Confidencial. Creo que están patinando bastante con las encuestas que enlazan del foro del Diario de Noticias. Ambas encuestas fueron abiertas por una persona que no se caracteriza precisamente por sus ideales de izquierdas y anti-UPN.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  3. PaKiyo says:

    Es curiosa la forma de canalizar la violencia por parte de la izquierda: Si es forzada o realizada por un partido de derechas entonces es violencia fascista probocada por oscuras tramas dictatoriales que solo quieren desestabilizar “su democracia”. Pero si viene de su parte,entonces, la culpa es de la derecha rancia y trasnochada que la ha provocado y se la ha buscado, y mire ud., el “pobrecico violento de izquierdas” no ha hecho más que hacer uso de su “libertad de expresión”, y aunque iban tres a zurrar al consejero murciano la culpa es de él por probocar y ser de derechas. Todo es justificable para la izquierda.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  4. PaKiyo says:

    Perdón por la “PROBOCACIÓN”, quise decir PROVOCACIÓN. Copiaré cien veces: No provocaré “probocaciones”.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  5. spurgus says:

    Estimados amigos: Comparto totalmente su interesante reflexión sobre la existecia en nuestra sociedad de unos juicios de valor defendidos con un apasionamiento demasiado necesitado de un poco de serenidd y reflexión. Ahí puede hallarse el origen de una cierta violencia difusa, verbal/ideológica violenta que luego justifica o “comprende” el uso efectivo de la violencia física.

    Debo decir que no es exclusivo de la izquierda. Que también hay gente a la derecha en la que se aprecia un odio furibundo a cualquiera que venga a “molestarles” con su opinión. Este odio es muy malo, porque separa a convecinos, a hermanos, y convierte la incomprensión y el desacuerdo legítimo en auténticas barreras para la confianza, que es necesaria para la convivencia productora de concordia y de progreso. Y debemos tachar y denunciar estas actitudes violentas o intolerantes, sin caer en un absurdo “todo vale” ni quedar indefensos ante los verdaderos violentos.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  6. Pues la realidad es la que es.

    Una parte de la sociedad Navarra está corrompida hasta el tuétano. Décadas de inversiones, “kulturización” y odio lo han hecho posible.

    En los últimos tiempos, esta parte de la sociedad ha recibido un impulso enorme desde el gobierno central, ya que gozan de plena libertad para desatar su odio contando siempre con la laxitud de las instituciones, el apoyo de entes como la Asamblea contra la Intolerancia, presidida con el exmiembro de FRAP Esteban Ibarra, que no dudan en darles cobertura legal y mediática intentando manipular la opinión pública consiguiéndolo la mayor parte de las veces.

    Un claro caso, sangrante por demás, el de Carlos Palomino y Josué.

    Una cuadrilla de Antifascistas sale de caza, en una jornada donde un partido radical se manifiesta.

    Encuentran a un posible miembro de dicho partido y van a por él, con la mala fortuna que ese muchacho defiende su vida y un Antifascista resulta muerto.

    Pese a tener ahí las declaraciones que anteriormente hizo Palomino en su blog de que salían a matar, de que no iban a dejar un “facha” con vida, y resto de postulados que se pueden encontrar el le red, el agredido entra en prisión con una condena aumentada con el agravante de Odio Ideológico, y el fallecido en boca de un ministro pasa a ser “uno de los nuestros”.

    Posteriormente se dan casos similares pero a la inversa, en Madrid, Sevilla e incluso Pamplona con la camiseta de la selección, y en el mejor de los casos ni pisan calabozo los autores, pues hay manga ancha contra el “Fascismo”.

    Es triste tener que recordar que para esta gente y perroflautas en general, fascista es todo aquel que luzca un emblema rojigualda, por pequeño que sea.

    No se me olvida esa otra noticia que tomó las televisiones a todo trapo como un nuevo caso de violencia “Fascista”, nuevamente en el metro…y que desapareció por arte de magia al notificarse que pese a lo que Ibarra creyese ( que ya se había personado como parte ) el agresor era el Antifascista, y Fascista en este caso…el agredido.

    Se terminó la noticia.

    Alguien sabe cómo terminó el cuento?

    Pues esa es la gran vergüenza de nuestra sociedad.

    El caso concreto del foro que mencionáis es un buen ejemplo, y como todo en esta vida susceptible de matizaciones.

    Los hay que son ciervos Alfa, y saben que lo que hacen está mal…pero por negocio, rencor o inercia continúan haciéndolo. Pero el gran peligro lo veo en los nuevos que vienen, chavales a los que desde críos se les ha aleccionado en el odio desde su infancia, y gracias a esas icastolas que con el beneplácito del Gobierno de Navarra se encuentran en nuestra tierra, y creen firmemente que lo que hacen es lo correcto y continuan en sus trece hasta el fanatismo más letal.

    Ahí es donde creo que reside el verdadero problema, ya que si bien de los primeros en un momento dado puedes obtener alguna reflexión medianamente razonada y que aporte esperanza a que no todo ese sector es un pozo de estiércol, con los segundos se torna imposible lo mires como lo mires.

    Un buen ejemplo de lo que es ese foro y de lo que en él puede leerse lo tengo siempre en la descripción que uno de sus usuarios hace de De Juana:

    “este señor ha hecho justicia de la buena,como la hicieron los aliados con muchos nazis.Ya que el franquismo no fue juzgado y salió de rositas.Que este señor tenga larga vida y su trayectoria no sea pisoteada por gentes ignorantes que no saben lo que dicen.”

    Algo triste de leer tanto por sus connotaciones directas, como por la demostrativa que realiza de este cancer que poco a poco se extiende por nuestra comunidad.

    Y la verdad que las medias tintas, el buenrollismo y la progresía institucional que se vive…no deja de alimentarlo.

    Un saludo.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  7. Fernando de la Hucha says:

    Como no pertenezco a ningún partido, y aunque perteneciera sería indiferente para lo que voy a afirmar, puedo decir que UPN NO ES UN PARTIDO FASCISTA y que jamás está legitimado el uso de la violencia para defender las ideas o contraatacar la de los demás. Para ello hay un arma más fuerte que es la palabra, el discurso y los argumentos.
    Es un partido de centro derecha, más de derechas que de centro, pero eso no le convierte en fascista. Aquí demonizamos todo, y a saber cómo ha hecho la encuesta DNot.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  8. Buena manera tuvo en Elizondo D.Miguel de contraatacar a los demás cuando dijo que en Navarra sentirse Vasco…era bueno.

    Con contraataques así…quién necesita enemigos?

    Un saludo.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 8 de marzo de 2019