El piquete del día después

Redacción 30 septiembre 2010 Noticias
Imagen de El piquete del día después

Nunca la hemos visto, así que no sabemos cómo sería una huelga sin piquetes informativos. Lo que sí sabemos es que una huelga sin piquetes sería una huelga en la que todo el que quisiera podría trabajar libremente o abrir su negocio. No sabemos lo que pasaría si un día sucediera eso. Esto nos lleva a preguntarnos qué es un piquete informativo.

La infructuosa búsqueda de una definición.

Tanto en la web de CCOO como en la de la UGT hemos utilizado el propio buscador de las páginas para tratar de encontrar, sin éxito, una definición de “piquete informativo”. Es por ello que hemos acudido al diccionario de la Real Academia, donde al menos hemos encontrado la definición de piquete y una acepción específica para caso de huelga:

“Grupo de personas que pacífica o violentamente, intenta imponer o mantener una consigna de huelga”.

Relativamente insatisfechos todavía, nuestro último recurso ha sido acudir al Real Decreto-ley 17/1977, de 4 de marzo, sobre Relaciones de Trabajo que, en ausencia de una ley específica, es la única fuente legal que aborda el espinoso asunto de las huelgas. En el artículo 6.6 lo único que encontramos es que “los trabajadores en huelga podrán efectuar publicidad de la misma, en forma pacífica”, si bien el 6.4 establece poco antes que “se respetará la libertad de trabajo de aquellos trabajadores que no quisieran sumarse a la huelga”.

Nuestra búsqueda concluye, por tanto, que si algún cobijo legal recibe la formación de piquetes sólo es para efectuar publicidad de la huelga, lo cual resulta coherente con la denominación de piquete informativo.

¿Cuántas personas hacen falta para informar?

En pleno siglo XXI, parece extraño que la publicidad de la huelga corra a cargo de piquetes informativos, existiendo prensa, radio, televisión e Internet entre otros medios mucho más eficaces –si de informar se trata- que los piquetes informativos. Aún así, asumiendo que alguien pueda desconocer la existencia de una convocatoria de huelga hasta tropezarse con un piquete, nos preguntamos también cuántas personas hacen falta para informar a otra de que hay una huelga. Porque cuando 40 personas se dirigen a otra, basta una para informarle de la existencia de la huelga, no se entiende en términos informativos el papel de las otras 39. Se entiende perfectamente si de lo que se trata es de intimidarle.

Servicios mínimos y máximos.

La última reflexión sobre esta huelga se refiere a los servicios mínimos. No se entiende porqué los servicios mínimos se confunden con unos servicios máximos. Los servicios mínimos deben prestarse en cualquier caso. Los servicios máximos deberían depender del libre seguimiento de la huelga por parte de los trabajadores, y de ello dependería el éxito de la huelga. No puede haber un límite para los servicios máximos ni pueden confundirse los servicios mínimos con unos servicios máximos. Sería deseable que la libertad presidiera siempre todas las acciones de los seres humanos, incluidas las huelgas. Y si alguien libremente quiere hacer huelga pues perfecto, está en su derecho.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (1)
  1. caballerete says:

    Totalmente de acuerdo con el articulo. Hoy en día no hace falta piquetes informativos. ¿Quién no se ha enterado que ayer había huelga general? A que viene pasar por entidades, comercios, etc. “invitando” a la huelga?
    No sería que los sindicatos no las tenian todas consigo y veían que el seguimiento iba a ser escaso?
    No será que tampoco les interesaba, en las actuales circunstancias, que el seguimiento fuese excesivo?
    Porqué a las manifestaciones fué más gente que la que secundó la huelga?

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Encuestas

¿Cree usted que Chivite debería ofrecer explicaciones ante las acusaciones de haberse saltado las normas sanitarias para organizar una comida?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 24 de octubre de 2016