Apología del bar

Redacción 10 agosto 2010 Claves

Ayer por la tarde pasé un ratillo no fumando en un bar. No se de qué pie cojearía el jefe, pero era el típico bar español cuya norma estética incluye a la inmensa mayoría de los bares navarros. Barra con reposapies, iluminación escasa, decoración futbolera, huesos de aceituna por el suelo y elegante surtidor de cerveza, imagen de la frescura. Los bares son, como todo el mundo sabe, unos establecimientos públicos que sirven para informarse y también para beber y comer. No me extrañaría que un día de estos empezaran a poner, junto a la tragaperras una pantalla táctil para leer Navarra Confidencial. Lo que de momento se ofrece a los parroquianos es la prensa y la tele. Y a veces la radio. Y lo mejor de todo, varias tertulias que en vivo en directo repasan cada día desde las minucias locales a los grandes problemas geoestratégicos. Entre nosotros, y especialmente de Pamplona hacia arriba, suelen ser tertulias con silencios por culpa del carácter montañes y de la mafia ideológica. Pero aún así resultan interesantes para quien sepa leer entre líneas. No se cuánto tiempo pervivirá el bar tal como lo conocemos ahora porque aunque no sean una especie en extinción están sufriendo una grave metamorfosis. Son el facebook de la era analógica. Reductos de humanidad y hasta de humanismo que a base de prohibiciones, normativas maniáticas y fritos prefabricados podrían llegar a hacerse irreconocibles como las barras inoxidables de ciertas áreas de servicio. Así que vayan a los bares, visítenlos, apréndanse sus nombres sugerentes, puede que descubran en ellos el ágora de los ciudadanos libres.

Jerónimo Erro

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (1)
  1. MORTICIA says:

    “!!Cosas veredes mi querido Sancho!!”.Ahora resulta que un bar es el núcleo informativo de la estrategia política,el recinto donde la humanidad desarrolla viva y acaloradamente el Humanismo,último grito en redes sociales(hábilmente camufladas en golpes de ficha de dominó y carajillo de anís claro!) y para rematar tan idílica estampa del recinto,resulta que es el ágora de nuestra batallada libertad.Mi ágora soy yo misma,mi vida íntegra,mi gente,mi lugar,mi trabajo,es allí donde me expreso,donde quiero,donde opino…,mi ágora está allí donde voy yo por que mi libertad soy yo misma y la manera que he elegido para vivirla.Visitaré a gentes,países,monumentos…,parajes…,y de vez en cuando,echaré unas risas y unas bravas en algún bar,…aunque no se fume…

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Encuestas

¿Cree usted que Chivite debería ofrecer explicaciones ante las acusaciones de haberse saltado las normas sanitarias para organizar una comida?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 4 de agosto de 2007