Veraneando en Navarra

Redacción 9 agosto 2010 Claves

Llevo unos cuantos días veraneando en Navarra y confirmo que es tierra, o reino, o región, o provincia, o comunidad de diversidad. ¿Pero queda algo en el sustrato que sea común a todos los rincones diversos? Yo creo que sí. Lo se, porque basta con conocer un poquillo el proceso de acumulación diversa y unísona que nos ha hecho ser lo que somos. Quien se acerque sin prejuicios a nuestra historia y a nuestra geografía verá en nuestro mismo ser, a pesar del caos de todas las apariencias postmodernas sedimentos europeos, hispánicos, vascos, pirenaicos, atlánticos, mediterraneos y cristianos. Luego, además, ataviados con una hojarasca multicolor podrá fotografiar rincones y “pintas” de lo más dispar. Pero hay que saber que en el fondo transcurre un río subterráneo con un curso difícil de modificar. Perviven así entre nosotros inercias, tics, virtudes y vicios, espíritus misioneros y tendencias endogámicas que nos asemejan demasiado a un modelo imaginario de navarro típico. La historia de las comunidades humanas vivas es así: troncos centenarios producen brotes estacionales. Siempre cambiantes, siempre permanentes, como si Alguien hubiera querido subrayar que esta vida es buena, pero que no es perfecta. Que todo es siempre mejorable. Y ojalá que cualquier amejoramiento que se nos ocurra sea para crecer más en bienser que en bienestar.

Jerónimo Erro

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que Chivite debería ofrecer explicaciones ante las acusaciones de haberse saltado las normas sanitarias para organizar una comida?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 4 de febrero de 2010