Análisis político-legal del pacto EA-Batasuna

Redacción 24 junio 2010 Noticias
Imagen de Análisis político-legal del pacto EA-Batasuna

¿Afectaría el acuerdo entre EA y Batasuna a una eventual ilegalización de Nabai? A quien evidentemente podría afectar es a EA, que sí que podría ser ilegalizada. Obviamente se trata de un escenario hipotético pero ya señalado como posible por el propio ministro de Justicia. La situación en que se ha colocado a sí misma EA, sin embargo, parece bastante clara: Batasuna le cede a EA los votos y EA le cede a Batasuna las siglas, y ambas formaciones pactan acordar una política común en las instituciones. Parece claro que de por sí esto ya puede entrar en alguno de los supuestos previstos en la Ley de Partidos en su actual redacción, respecto a la que por otra parte ya se anuncia un endurecimiento para evitar cualquier “resquicio”:

Colaborar habitualmente con entidades o grupos que actúen de forma sistemática de acuerdo con una organización terrorista o violenta, o que amparan o apoyan al terrorismo o a los terroristas.

Ceder, en favor de los terroristas o de quienes colaboran con ellos, los derechos y prerrogativas que el ordenamiento, y concretamente la legislación electoral, conceden a los partidos políticos.

¿Qué sucedería con Nabai si se ilegaliza a EA?

En principio es posible que nada en cuanto la acción no iría directamente dirigida contra Nabai, pero en consecuencia EA -como organización ilegalizada- tendría que quedar fuera de Nabai a todos los efectos. Esto afectaría al actual pacto de coalición electoral puesto que EA tendría que quedar fuera de las listas, el reparto de poder y la toma de decisiones en Nabai.

Si no obstante Nabai cediera a una EA ilegalizada los puestos y el poder de decisión que tiene actualmente la EA legal, entonces sí que Nabai podría ser ilegalizada por ceder sus siglas o asociarse a EA, por la misma lógica que se ilegaliza a EA por ceder sus siglas o asociarse a Batasuna.

Una última consideración respecto al aspecto jurídico de la ilegalización es que dicha ilegalización, según la Ley de Partidos, sólo puede ser promovida por instancias políticas: el Gobierno y el Ministerio Fiscal, por propia iniciativa, o el Gobierno por iniciativa del Congreso o el Senado. Aunque la procedencia de la ilegalización la decida la Justicia, el inicio de la acción y su contenido queda de hecho al arbitrio del Gobierno. Una situación que ya demostró su trascendencia en el caso de la semi-ilegalización de ANV.

De lo legal a lo político.

Desde el punto de vista político, la unión de EA y Batasuna hay que analizarla en dos campos de juego electoral muy diferentes: la CAV y Navarra, En la CAV tiene todo el sentido del mundo la unión de EA y Batasuna por dos motivos. En la CAV EA se ha presentado a las elecciones en solitario y ha quedado al borde de la extinción, pasando de 7 a 6 diputados. Por si fuera poco, aún se ha debilitado más tras las elecciones al haberse producido una escisión en el partido de la facción más próxima al PNV (Alkarbide), lo que en el futuro todavía se traduciría en una mayor pérdida de votos. La lógica de la unión con Batasuna en la CAV, por consiguiente, es la pura supervivencia del partido. A esto se suma el hecho decisivo de que, en la CAV, la recuperación del poder por parte de los nacionalistas pasa necesariamente por la incorporación de los votos de Batasuna, para poder decantar a su favor la equilibrada balanza electoral entre nacionalistas y no nacionalistas.

El escenario es muy distinto en Navarra donde la unión de Batasuna a EA o a Nabai haría imposible un pacto de gobierno con el PSN. Desde este punto de vista no cabe entender sino que EA ha sacrificado totalmente a sus intereses de la CAV los de Nabai en Navarra.

La gran perjudicada en todos los escenarios por el pacto EA-Batasuna es Nafarroa Bai. Por un lado la sitúa ante un riesgo legal que antes no tenía. Por otro lado, aunque eventualmente pudiera beneficiarse del votó huérfano residual de Batasuna a través de EA, aún sumando ese voto no podría alcanzar el gobierno sin pactar con el PSN, pero ese pacto sería imposible precisamente por la eventual incorporación a EA-Nabai de Batasuna. Salvo que pensemos en un escenario en el que el PSN pacta con Nabai a pesar de incluir en su seno a EA-Batasuna. Pero si el PSN admite ese escenario, ese escenario ya sería posible hoy en día sin asumir riesgos legales y sin necesidad de pactar con Batasuna.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que es una buena idea que el Parlamento de Navarra tenga que aprobar las declaraciones por unanimidad?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 16 de enero de 2008