Erratas y mentiras

Redacción 28 mayo 2010 Noticias
Imagen de Erratas y mentiras

El Boletín Oficial del Estado del lunes, como parte de las medidas urgentes de recorte del gasto, publicaba un Real Decreto Ley (8/2010) en el que se prohibía a los ayuntamientos endeudarse a largo plazo desde el día posterior a la fecha de su publicación. El anuncio cayó como una auténtica bomba entre los ayuntamientos españoles de todos los colores, incluyendo los del PSOE. Las presiones posteriores de estos ayuntamientos provocaron una rectificación en toda línea del gobierno. No obstante la ministra de Economía, Elena Salgado, negaba las presiones y la rectificación atribuyendo al cambio a la mera corrección de una errata en la fecha.

Sin embargo, es sencillo distinguir una errata en el BOE de una mentira del gobierno. Como bien recordaba una articulista de La Gaceta, una errata en el BOE fue cuando por error se publicó “Consejo General del Joder Judicial”.

Otra errata más reciente es la cometida en el Boletín oficial de la Comunidad de Madrid del 12 de mayo, en el que se prescribe que “la fecha de entrada de los títulos en la Dirección de Área deberá consignarse telepáticamente”, por “telemáticamente”.

Curiosa cuando menos resulta también esta otra errata anunciando que “los compradores de iPhone deberán registrarse como usuarios de atunes para poder usar el próximo teléfono de Apple”. Evidentemente, cabe sospechar que el redactor quería escribir i-tunes en vez de atunes.

A la luz de estos ejemplos de verdaderas erratas queda mucho más claro, señora ministra, que confundir “verdadero” con “falso” no es una errata, es una mentira.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (1)
  1. Iturbide says:

    Eso son jugarretas de los correctores de textos que en mala hora puso Microsoft en su Word.
    Pero más que mentira, categoría moral, de lo que hablamos es de la presentación de un texto legal al BOE como si fuera el aprobado en Consejo de Ministros, es decir de una falsedad en un certificado oficial que ha permitido la publicación del texto de un Decreto-Ley falseado. Eso debe ser delito y gordo. Además supone la quiebra de la confianza en el Estado. Si no nos podemos fiar del texto del BOE apaga y vamonos, se acaba el Estado y nos mandan a la tribu.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Encuestas

¿Cree usted que es posible el sorpasso de VOX?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 23 de diciembre de 2014