No todo es lo mismo

Celia Sánchez 12 abril 2010 Cartas al director / Agenda

La ley de matrimonio homosexual hace figurar sobre el papel lo que no puede ser aparente y menos aún real. Pocos homosexuales formalizan su relación, y evitan, así, problemas. Existe entre ellos la experiencia general de inestabilidad del compromiso, y saben de sobra que no se puede cambiar la naturaleza biológica aunque pueda violentarse. Una cosa está clara: las personas merecen todas respeto; distinto es considerar todo igual y del mismo valor. El movimiento del homosexualismo es de tipo político, no una necesidad social, y parte del feminismo radical. Su objetivo es eliminar la secular y universal institución matrimonial como unión fiel del hombre y la mujer abierta a la vida. El activita homosexual Michael Signorile decía: “Luchar por el matrimonio del mismo sexo y sus beneficios y entonces, una vez garantizado, redefinir la institución del matrimonio completamente, pedir el derecho de casarse no como una forma de adherirse a los códigos morales de la sociedad sino de desbancar un mito y alterar radicalmente una institución arcaica (..). La acción más subversiva que pueden emprender los gays y lesbianas es transformar por completo la noción de familia”. Sí, su finalidad es acabar con el compromiso, la unión fecunda y la vinculación paterno-filial. Con al ley circula el matrimonio homosexual como las monedas falsas, que si hubiera muchas se produciría gran desconfianza. El PP se comprometió a recurrirlo.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (17 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Cuál es su postura respecto a la moción de censura?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 1 de marzo de 2018