Que sigue habiendo demasiados funcionarios

Jerónimo Erro 12 febrero 2010 Claves

Hoy si. Lo siento. Hoy toca tocar a los intocables. Llevamos muchos meses perorando en torno a la maldita crisis, hablando del exceso de endeudamiento, de fortalecer nuestras estructuras económicas para que salgamos fortalecidos cuando salgamos. Y por más que se han estrujado la cabeza los gobiernos para imaginar medidas eficaces ninguno se ha atrevido a poner el cascabel al gato funcionarial. Hay demasiados funcionarios, casi tantos como parados. Son tantos que estoy seguro de que varios de ellos se dedican exclusivamente a recontar a sus compañeros. Entiendo que para un político es complicadillo morder este asunto entre otras cosas porque los funcionarios que sirven a los votantes también son ellos mismos votantes, y también porque tal vez piensan que eliminar funcionarios equivale necesariamente a incrementar la lista del paro…  He aquí una opinión respetable, pero que ni come ni deja comer. Y miren que no hablo de calidad sino de cantidad. Critico un exceso en el número de funcionarios que tenemos que mantener, pero confío tanto en su calidad de servidores de lo público que no dudo que si una tercera parte de ellos, por ejemplo, fueran despedidos de la Admistración prácticamente todos encontrarían pronto trabajo.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (4)
  1. coco says:

    Pues sinceramente yo creo que el problema de los funcionarios no es el número, sino el sistema de distribución que debería ser más abierto. No puede ser que en la Administración de Justicia no den abasto y en otros sitios (en los que anteriormente estuvieran a tope) no tengan nada que hacer. Debería ser un sistema FLEXIBLE, con disponibilidad para traslados de puestos en función de las necesidades de cada momento. Pero entonces entramos en el gran problema de este país, todos queremos trabajar en casita y que no nos hablen de movernos un palmo…

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  2. spurgus says:

    Desde luego, en Navarra no hace falta despedir. Bueno, algunos funcioarios y personal laboral temporal, podría ser necesario despedir… o no contratar.

    Flexibilidad, disciplina, resposnabilidad, control de la productividad…

    Es un escándalo el gasto en policía foral, cuyo número alcanza o va a alcanzar los 1000 funcionarios… que trabajan y viven a cuerpo de virrey (foral) y cuya necesidad, por lo menos yo, (ques que soy mú tonto) no veo (Pero ¿qué hacen en otros sitios donde no hay policía autonómica? ¿cómo pueden vivir así?).

    Bastaría con bajar la retribución de los funcionarios forales. Los gastos de personal están presupuestados en 1.157,7 millones de euros. Un 10% (no digo para todos) permitiría compensar el déficit y no emitir (casi) deuda. Y revisar el gasto corriente conforme a un criterio de presupuesto base 0 nos permitiría acotar dichos gastos corrientes, que son la mayor partida del presupuesto. En fin… no es tan dificil.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Iturbide says:

    El problema de fondo no es el número de funcionarios sino que servicios públicos vamos a prestar y su régimen de financiación. También habría que mirar en la rimbombante Corporacion Pública y su pléyade de sociedades qué duplicidades se dan con el organigrama de la Administración.

    Una vez sentado que tamaño de Administración que queremos es cuando podremos determinar la plantilla y por último que sueldos podemos pagar. Todo muy complicado para unos políticos demagogos que piensan que la politica es subvencionar a todos (y todas).

    Lo siento Spurgus tu ajuste de 157 millones no es ni el 40% de la emisión de deuda que va a hacer el Gobierno. Me temo que el ajuste debe ser más profundo.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  4. spurgus says:

    ¿Ein? Es verdad, el déficit es mas: son más de 157 millones de déficit, Pero por otra parte, solo se emiten 150 kiletes en deuda, no? Ya sé que es un límite legal, pero que alguien me explque, plis, de dónde van a sacar el resto…

    El problema que dice Itúrbide, es que el clientelismo de los partidos consiste incansablemente, en aumentar el gasto, porque así satisfacen las “demandas sociales” (promesas electorales, o en latin, “panem et circenses”) que a su vez, son el “precio” que nos pagan a los “ciudadanos” (de m…. digo yo) para que les votemos. El esquema es el del soborno… y aquí no hay izquierda ni derecha… solo marketing.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Encuestas

¿Cree usted que Chivite debería ofrecer explicaciones ante las acusaciones de haberse saltado las normas sanitarias para organizar una comida?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 27 de octubre de 2017