Todo está relacionado: paro, pensiones y aborto

Jerónimo Erro 3 febrero 2010 Claves

Las cosas están así en pocas palabras: hay mucha gente cobrando del estado (parados, pensionistas, políticos y funcionarios) y poca gente pagando al estado. La foto fija es desastrosa pero la película mucho peor porque si no se hace nada en unos cuantos años el primer grupo crecerá y el segundo grupo disminuirá provocando un colapso del sistema. ¿En qué podríamos fundar nuestras esperanzas para soñar con una mejora de la situación?
La vía de la inmigración ya se ha intentado de una forma descaradamente egoísta y es evidente que no servirá. Es absurdo y prácticamente un insulto pedirle al inmigrante que se preocupe ante todo por la sostenibilidad económica del país que le acoge. Lógicamente el inmigrante siempre mirará primero por su familia, esté donde esté. Nosotros haríamos lo mismo ¿o no?
No queda pues más solución que recurrir a los inmigrantes legales de 0 años. Es decir, que la única esperanza que nos cabe es que los hijos de las españolas que consigan nacer no acaben siendo de buenas a primeras ni parados, ni pensionistas, ni políticos ni funcionarios sino gente trabajadora y responsable. Pero a ver cómo lo hacemos porque precisamente aquí es donde tropezamos con algunos de los prejuicios ideológicos que nos estan llevando al traste: Tener hijos está mal visto. Las familias numerosas apestan. El aborto es un derecho. La castración química femenina es aceptada socialmente como lo más natural del mundo. La maternidad es un atraso. La familia una reliquia casposa del pasado…
Al final, ¿quién es el guapo que se atreve a nacer sabiendo que es un error, o un superviviente del aborto, y encima que va a tener que mantener con el sudor de su frente no solo a los que vengan detrás sino a una cuadrilla de carcamales parásitos que no supieron hacer bien sus cuentas?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (11)
  1. jaime sobejano says:

    Por eso hay que apoyar a la familia, hacer campañas a su favor, educar a los jóvenes para que sepan crear su propia familia cuanto antes, y desterrar de nuestras vidas a los políticos que nos cuestan dinero. El que se dedique a la política tiene que ser por vocaión de servicio a los demás, no por el sueldo. Y como tienen que tener sueldo debe ser como el de los demás: mil y pico euros, punto.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  2. spurgus says:

    Oiga, no me se extreme, don. Amo a mi familia, y a mis hijos como el que más, y me parece muy bien que cada cual tenga hijos, muchos o pocos, según sus deseos. ¿O uds no? Ni todo el mundo está nacido para casarse, (todos tenemos amigos solterones/as excelentes personas) ni todos los padres pueden serlo de siete hijos. Y la sexualidad humana, (hablo de la que se ordena en el matrimonio) es algo más que reproducción. Creo que en la cuestión de la natalidad se suman muchos factores, además de los ideológicos: está ese conjunto de cosas llamada “liberación de la mujer”, que comprende su igualdad jurídica, el paso de una sociedad católica a una laica, el abandono de ciertos modelos culturales de mujer (no todas las mujeres tienen el mismo interés en tener hijos, y ser amas de casa, las hay con otras inquietudes personales legítimas y que hay que respetar, y les lleva a no tener hijos, o tener menos) la progresiva entrada de la mujer en el trabajo, la transformación de una sociedad rural en urbana, la medicina que permite controlar eficazmente la reproducción humana, la liberación de las costumbres sexuales, que aumenta la inseguridad en el matrimonio. Y también otras económicas, como el altísimo precio de la vivienda, que obliga a los conyuges a trabajar, y a dejar los hijos al cuidado de otros; idem con la extensión de las ciudades, el mayor coste de los transportes, los estándares de seguridad y calidad en todo que llevan a gastar más recursos en cada hijo (¿se acuerdan cuando íbamos siete en un coche, y sin cinturón? Ahora culparíamos a un padre si su hijo resulta lesionado por faltar el airbag)… todo cambia, y la familia también.

    Se puede establecer una relación entre riqueza e índice de natalidad. Eso no es malo, es humano. Dicho lo cual, es urgente apoyar a las familias (no con subvenciones), apoyar nuestra natalidad de forma clara,constante, y es urgente limitar el poder intromisivo del estado en el ámbito interno de la familia, y moralizar la vida social, vigorosamente, porque corremos el gravísimo peligro de ser una sociedad zombi.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  3. pilar says:

    Excelente aportación del sr. Erro, sólo una pequeña matización sobre las “familias con hijos” al hilo de los comentarios a su escrito:
    Cometemos un error cuando hablamos del “trabajo” de las mujeres y de las madres. Sería más claro hablar de mujeres “asalariadas” porque trabajar… todas trabajan: unas dentro parcialmente y parcialmente fuera, otras fuera y otras en su familia y en su casa con plena dedicación.

    Y eso habría que mirarlo porque tener hijos es, en efecto, una responsabilidad y hay muchas familias y en concreto muchas mujeres, que quieren hacerlo en profundidada y profesionalmente y eso supone tiempo y dinero. Y a éstas ni se las nombre y doy fe de que existen y ejercen.

    Tal vez mucho de la crisis se solucionaría por ahí: dedicando lo mejor a nuestros “pocos” o “muchos” hijos. Tal vez prestaciones directas para que cada cual se organice como quiera o pueda, tal vez prestaciones familiares por hijo, por dependiente a cargo etc… Tal vez no sea tan difícil salir de la crisis pero hay que profundizar cual de las crisis es la peor.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  4. buruaundi says:

    Seamos realistas. Si no hay navarros no hay ni pensiones, ni nadie que mantenga el chiringuito, ni Navarra. Y aunque bienvenidas sean tampoco creo que se trate de solo ayudas económicas. Todos conocemos gente que prioriza el egocentrismo materialista (buen coche, buen crucero…) y si sobra un poco igual se plantean tene 1 hijo como un bien de consumo más (pero que no me cause complicaciones).

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  5. spurgus says:

    Buru, estoy de acuerdo. Pero no simpliiquemos. A todos nos gusta vivir bien. Sería tonto no quererlo. Y las mujeres quieren trabajar ys aber que hay un mundo profesional, laboral, artístico, etc.. al que pueden darse genuinamente, y eso es muy bueno, y además es muy bueno porque antes de alguna manera les estaba vedado. Yo creo que una natalidad menor es una consecuencia natural del desarrollo. Tan baja como la actual, evidentemente no. Pero ¿por qué demonizarlo? ¿Por qué vivir bien, disfrutar de la vida, tener sexo sin necesidad de procrear en todo caso, es “egocentrismo materialista”? ¿Por qué esa obsesión tan católica de sentirnos culpables por querer ser felices?

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  6. J.Erro says:

    Ojo, amigo Spurgus… como quien no quiere la cosa pretende Vd. identificar que “nos gusta vivir bien” con “ser felices”. Hay muchas razones para no dar ese salto argumental y seguramente las estadísicas son las más contundentes porque siempre han demostrado que los ricos también lloran y que hay más probabilidades de ser feliz en medio de una pobreza digna que rodeado de lujos. ¿Que por qué demonizar la baja natalidad y el “vivir bien”? ¡hombre! no se trata de demonizar sino de constatar la realidad. La mentalidad hedonista nos está llevando a la extinción y la pobreza espiritual. ¿Es preciso sufrir una “obsesión católica” para darse cuenta de esto?

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  7. pilar says:

    Ayer los medios recogían en sus portadas y cabeceras:
    niños intoxicados en guarderia y ancianos fallecidos en asilo.
    ¿Que hace tanto niño de corta edad recluido en una guarde y tanto anciano conviviendo con tanto anciano?

    Hay muchas mujeres y muchas familias que quieren dedicar el mejor tiempo y el mejor trabajo a niños y dependientes y no pueden por motivos económicos, eso es injusto y muy poco solidario.
    Para spurgus una mujer que se dedique a ello NO TRABAJA, ¿es inactiva y poco productiva? ¿y además no puede ser feliz si no es católico el motivo por el que lo hace?????
    Tener y educar a un hijo/a, cuidar de un anciano dependiente y enfermo, puede ser una obra de arte pero algunos no deben saber hacerlo y pretenden que los demás tampoco lo hagan.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  8. spurgus says:

    D. Jerónimo: yo no pretendo identificar vivir bien y ser feliz. La poesía, la oración, la introsprección, una enfermedad, un mal objetivo, pueden hacernos más personas, y más plenos, y por tanto, más felices. Pero no solo. Hacer el amor, pasear por el campo, comer bien, tener un perro cariñoso, un buen trabajo, y comprarse un coche, también.

    Yo lo que pretendo es llamar la atención sobre esa querencia tan católica (creo que nadie se ha identificado tantas veces su credo como el menda) a ver muchas cosas humanas citadas como hedonistas, perniciosas, sucias, pecaminosas, desordenadas. Y eso es malo: tan malo como lo contrario.

    A doña Pilar: yo no he dicho tal cosa, Pilar. Lea Ud. atentamente lo que he escrito y verá que no es así.

    A todos: ¡Que dificil es ser justo cuando escribimos! Vemos demasiado los extremos, tratamos de clasificar al otro. Creo que expresarse (sin verse la cara) es dificil, y matizar demasiado es un problema. Y eso que es, se puede decir, mi profesión. Perdón a todos si les he ofendido.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  9. J.Erro says:

    De acuerdo, no pretendía Vd. entonces identificar vivir bien y ser feliz, pero lo ha hecho, seguramente sin querer. La frasecita final de su mensaje: “¿Por qué esa obsesión tan católica de sentirnos culpables por querer ser felices?” es polémica porque toca la fibra sensible y arroja sobre el catolicismo la tan manida calumnia que lo presenta como una rémora para el progreso material. A lo mejor la pregunta sería más rigurosa si se formulara así: “¿Por qué esa obsesión tan protestante, o puritana, o calvinista, de sentirnos culpables por querer ser felices?”. Lo que nos está amargando la vida y esterilizando a las familias europeas no es el sentimiento de culpa de una conciencia bien formada sino un estilo de “progreso” que apenas deja tiempo para esas cosas tan católicas y tan felices como la fiesta, el vino, el baile, la música… y las bodas.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  10. pilar says:

    Sr. spurgus usted lo que ha dicho es: “Y las mujeres quieren trabajar ys aber que hay un mundo profesional, laboral, artístico, etc.. al que pueden darse genuinamente, y eso es muy bueno, y además es muy bueno porque antes de alguna manera les estaba vedado”.

    Yo entiendo que usted exluye por tanto del término “trabajadoras” a las que lo hacen con su familia y hogar sin sueldo. Aunque estoy convencida que lo ha hecho sin mala intención. Por eso insisto: hay que hablar mejor de asalariadas y no asalariadas.
    Y una baja natalidad es mala y triste aunque para algunos un perro o un coche pueden ser buenos sucedáneos. Y algo muy malo es tener hijos y no ocuparse de ellos como corresponde. Y a veces eso pasa por no corresponder, económicamente también, a las familias que quieren responsablemente hacerlo así con sus hijos, enfermos, discapacitados y dependientes…

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  11. J.Erro says:

    Estoy totalmente de acuerdo con la reivindicación del ama de casa como auténtica trabajadora que hace Pilar. Ahora bien, yo no distinguiría entre las mujeres con sueldo y las mujeres sin sueldo. Lo que no habría que perder de vista cuando se habla de mujeres y hombres casados que trabajan dentro, o fuera, o dentroyfuera de su casa es que la comunidad de bienes de un matrimonio auténtico supone que cualquier sueldo que venga de afuera es del matrimonio independientemente de quién los consiga. Esto se ha entendido así sin problema entre nosotros durante siglos hasta el punto que era muy habitual el caso del marido que entregaba íntegramente su salario a su mujer para que fuera ella la administradora. Lo que se ha cargado las posibilidades de armonía conyugal que aporta este esquema es la mentalidad individualista y divorcista que genera un círculo vicioso cada vez más individualista y cada vez más divorcista: “si no me caso para toda la vida -piensan muchas mujeres con lógica- necesitaré un salario propio y personal por si acaso ¿no?”.
    En fin, un asunto precioso para irlo pensando y como ven muy políticamente incorrecto.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Encuestas

¿Cree usted que Chivite debería ofrecer explicaciones ante las acusaciones de haberse saltado las normas sanitarias para organizar una comida?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 3 de marzo de 2017