El carísimo cuento de la igualdad

Jerónimo Erro 13 enero 2010 Claves

¿Sabían ustedes que el Gobierno de Navarra se acaba de gastar casi 50 millones de las viejas pesetas “para desarrollar un procedimiento para integrar la igualdad de género en las empresas de Navarra”? Yo todavía no me lo creo. Pero no solo eso. Además este año, igual que el pasado, el Instituto Navarro para la Igualdad -cuyo mayor servicio por la igualdad sería disolverse- concede subvenciones a las empresas que se comprometan a pasar por ese aro igualitario un total de otros 23 millones (de las gloriosas pesetas). O sea, que sueldos aparte ya son este año al menos 73 milloncejos de los de antes (de los que antes estaban en nuestros bolsillos) los que han sido sacrificados en el altar de la nueva religión de género.

Dicen las señoras funcionarias responsables de este despilfarro que han detectado una demanda por parte de las empresas. Pero no aclaran si lo que demandan esas empresas es el jugoso dinerillo de la subvención o si es que de verdad necesitan que vaya una ingeniera doctorada en igualdad a la fábrica para contarles a los currelas lo malo que es considerar diferentes a los chicos de las chicas. De todas formas, aun suponiendo que fuera potable gastar recursos públicos en planes de igualdad para cada empresa, ¿por qué no hacer lo mismo para “implementar” otros planes de tipo “cruzada moral” como por ejemplo luchar contra la blasfemia, o tal vez planificar la fraternidad y el compañerismo entre los empleados?

La igualdad de género -a ver si se enteran de una vez los idólatras de lo políticamente correcto- no es mas que la ideología de moda que consiste en trasplantar los más rancios esquemas marxistas de la lucha de clases a la lucha entre géneros. Nada más y nada menos. Es pues muy frustrante que sea el mismo Gobierno foral el promotor de esta verdadera subversión desde sus más altas instancias. El zorro guardando el gallinero, eso es lo que tenemos.

Todo este montaje de lo igualitario, de la ideología de género, del IGE y de sus subvenciones nace y crece gracias al dinero público (o sea, a su dinero, estimado lector). Y con la excusa de poner por fin el mundo en el orden debido pretende hacer medrar a nuestra costa una constelación de pretendidos expertos, de entidades consultoras, de funcionarias feministas de ocasión y de empresarios aprovechateguis. A este paso si que vamos a acabar todos iguales: igual de idiotas.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (14 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (1)
  1. spurgus says:

    Claro que si, don Jeronimo. Pero hay algo previo: el poder se aferra a los iconos, ya para agitarlos como espantajo terrible o amenazador, que concite la aprobación de las actividades del Gobierno, ya para adherirse a él, rendirle pleitesía, y obtener el refrendo que da esa cosa inaprensible que se llama legitimidad.

    Por eso, y no por otra cosa, han ido siempre y van los políticos a las procesiones, durante las fiestas, están con los deportistas victoriosos en los balcones, o subvencionan generosamente a los artistas, los sindicatos, etc..

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Encuestas

¿Cree usted que Chivite debería ofrecer explicaciones ante las acusaciones de haberse saltado las normas sanitarias para organizar una comida?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 15 de junio de 2015