Universidad de Navarra: coraje y ¿ejemplo?

Mariano Bailly-Baillière 23 diciembre 2009 Cartas al director / Agenda

El pasado 15 de diciembre, los decanos de las facultades de ciencias, medicina, enfermería y farmacia, junto al Director general de la Clínica Universidad de Navarra firmaron un manifiesto conjunto titulado “Universidad y vida”.

Era la respuesta ante la modificación de la Ley del Aborto que, además de ampliar los supuestos y condiciones para abortar, impone a los centros docentes -desde la educación primaria a la educación universitaria- una serie de asignaturas que, bajo la denominación genérica de “Salud sexual y reproductiva”, pretenden inocular a los estudiantes la ideología de género que profesan los sectores más radicales del gobierno.

Es un posicionamiento valiente y claro en defensa de la vida y de los más débiles. Y es una negativa a secundar las imposiciones del gobierno en el ámbito educativo y de la salud. Pero, sobre todo es un llamamiento a la responsabilidad personal e institucional más allá de las circunstancias y dificultades diarias: es una llamada a la solidaridad y el Bien Común para hacer una sociedad futura más humana:

Nuestra ilusión es que los hombres y las mujeres tomemos decisiones hoy que nuestros hijos aplaudan mañana. Podemos transmitir más de lo que heredamos.

La historia juzgará nuestra pasividad cómplice o nuestro compromiso solidario con el débil. No hay mejora sin cambio. Hoy es el día de cambiar en España, en Europa y en el mundo.

La Universidad de Navarra ha hecho más que un gesto: ha proclamado una declaración de principios y realizado un llamamiento al compromiso. De personas e instituciones. Por eso me pregunto:

  • ¿Por qué otros centros docentes -los que ofertan enseñanzas medias concertadas- no han tenido el coraje de oponerse públicamente a la implantación en sus centros de la Educación para la Ciudadanía?
  • ¿Van a realizar los centros concertados (algunos de los cuales se dicen muy próximos a la Universidad de Navarra) alguna manifestación relativa a la implantación de las asignaturas de Educación Sexual impartidas por personal ajeno al centro?
  • ¿Es que la Universidad de Navarra no depende del dinero público tanto o más que los colegios concertados para realizar su tarea?
  • ¿O es que la Universidad de Navarra despierta más simpatías y sufre menos críticas sociales que los colegios concertados? ¿Cuántas bombas han sufrido éstos?

Quizá la respuesta a esta disparidad de actuaciones resida en que unos centros (como la Universidad de Navarra y hace un tiempo el CEU) tienen clara su misión e independencia y otros hayan perdido estas referencias azacanados en las pequeñeces diarias.

Pero todavía estamos a tiempo de sumar personas e instituciones a este empeño. A este redescubrimiento de la dignidad y la libertad personales que han de poner coto a un Estado cada vez más totalitario. Manifestaciones como las de la Universidad de Navarra son un toque de atención. ¿Servirá de ejemplo para tantos indecisos?

© 2009, Diario de un padre objetor. Todos los derechos reservados. Este texto puede ser citado siempre que se indique su procedencia y se enlace con su origen.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (14 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Cuál es su postura respecto a la moción de censura?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 28 de septiembre de 2009