La memoria histórica de Txentxo.

Redacción 8 octubre 2009 Noticias
Imagen de La memoria histórica de Txentxo.
La mayor dictadura del planeta es una dictadura comunista.

En pleno siglo XXI, sólo en China, unos 1.300 millones de personas (cerca de una quinta parte de la población mundial) viven bajo la tiranía de una dictadura comunista. Partiendo del planteamiento de que no hay dictaduras buenas y malas, por extensión se trata sin duda de la mayor dictadura de la historia. Se trata además de una de las más persistentes. Por último, es una dictadura que no pertenece a la historia sino al presente.

La URSS, segunda mayor dictadura de la historia.

Otra dictadura de izquierdas, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas ostenta el récord de haber sido la segunda mayor dictadura de la historia. Cuantitativamente, con sus 100 millones de muertos, las dictaduras de izquierdas empequeñecen las atrocidades (que nadie niega) del nazismo.

Otras dictaduras se izquierdas.

El siglo XX es sin duda el siglo de las grandes dictaduras de la izquierda. A las citadas, podríamos añadir muchas otras como Camboya, Laos, Cuba, Corea del Norte, la Alemania del Este, Polonia, Checoslovaquia, Hungría, Rumanía, Estonia, Letonia, Lituania, Ucrania, Albania y tantas otras. Difícilmente puede asociarse automáticamente a la izquierda en el siglo XX con la idea de libertad.

El franquismo como dictadura de derechas.

Resultaría interesante incluso, aunque excede los límites de este análisis, reflexionar acerca de si la de Franco era propiamente una dictadura de derechas. Dependiendo al menos de lo que entendamos por izquierda y derecha. No hay más que acudir a la web de la Falange Española de las JONS para consultar su ideario y empezar a cuestionárnoslo: “Entendemos que las injusticias sociales, que hoy lo son sobre todo a nivel internacional por culpa del mundialismo, no tienen solución posible dentro del sistema capitalista que las genera”.Una planteamiento muy similar al que podemos encontrar nada menos que en los estatutos de Aralar, que declaran entre los fines del partido “contribuir a crear una alternativa al capitalismo”. Resulta obvio señalar al respecto que tanto el nazismo como el fascismo hunden sus raíces en el socialismo. El partido nazi es el Partido Nacional Socialista de los Trabajadores del Pueblo Alemán. Conceptos como la separación de poderes, la propiedad privada, el libre mercado o la libertad individual no sólo son completamente ajenos a estos regímenes, sino que son los que se enfrentaron a ellos en Normandía.

La izquierda en los años de la Segunda República.

No es un asunto sobre el que la izquierda haya realizado una autocrítica demasiado severa. Pero el pasado documental de la izquierda no deja lugar a dudas de que el modelo político de la izquierda de la época no era la democracia parlamentaria “burguesa”. Basta consultar las publicaciones, las declaraciones y los discursos de los políticos de izquierdas de la época.

“Nosotros, Partido Comunista, luchamos y lucharemos siempre por la realización de nuestro programa máximo, por la implantación del Gobierno obrero y campesino de España, por la dictadura del proletariado en nuestro país”. José Díaz, secretario general del PCE, 1935.


“Tenemos que recorrer un periodo de transición hasta el socialismo integral, y ese período es la dictadura del proletariado, hacia la cual vamos”. 1936. Largo Caballero, presidente de la República entre 1936 y 1937.

Los “cuneteros” de izquierdas.

Muchas son las cifras que circulan sobre los asesinados en la Guerra Civil por uno y otro bando. Algunos de los estudios más interesantes y que han sentado cátedra al respecto son los de Salas Larrazábal o el padre Martín Rubio. La razón es que, en vez de testimonios orales, exageraciones, o extrapolaciones de datos, son autores que parten para realizar sus estudios de las cifras del censo, introduciendo un mínimo de rigor, racionalidad y objetividad en el debate. A partir de sus estudios, las cifras de la represión podrían estimarse en unas 75.000 personas represaliadas por los nacionales y unas 55.000 represaliadas por los republicanos (Los mitos de la represión en la Guerra Civil). La represión republicana, comparativamente, resulta superior al haber sido ejercida sólo sobre la mitad del territorio y sólo durante 3 años.

El golpe de 1934.

Resulta imposible excluir de esta relación de hechos el golpe de estado contra la Segunda República llevado a cabo por la izquierda, tras perder las elecciones de 1933, en 1934. No hemos encontrado en la hemeroteca la condena de ningún partido de izquierdas respecto a este golpe de estado. No menos golpe de estado por el mero hecho de haber fracasado. Curiosamente, quien sí reconoce y lamenta su participación en sus escritos de posguerra es el líder socialista Indalecio Prieto.

Franco murió en la cama.

Por más que la izquierda intente mitificar su aportación a la caída del régimen, es un hecho evidente y fuera de toda discusión que Franco murió en la cama. La democracia actual llegó a España de la mano de una derecha que, teniendo el mando de las divisiones de tanques, voluntariamente decidió en cambió apostar por la transición a la democracia. No necesita acreditar con teorías su vocación democrática cuando la ha demostrado en la práctica siendo ella quien desmanteló la dictadura.

El pasado de Txentxo.

Es probable que Txentxo Jiménez no conozca ninguno de estos hechos del pasado. En cualquier caso, resulta llamativo que precisamente él se atribuya autoridad alguna para visar a nadie el pasaporte de demócrata. Y es que todos sabemos, particularmente en el caso de Txentxo, en qué formación militaba el día en que asesinaron a Miguel Angel Blanco o segaron las piernas de Irene Villa. No consta que Texntxo haya condenado esta oscura etapa de su pasado. Resulta reconfortante que no haya sido el último en salir de ese agujero oscuro, pero sin presumir tampoco.

Por último, señalar que de hecho la derecha sí ha condenado el franquismo. Fue, además, en una fecha tan señalada como un 20 de noviembre.
El PP condena el golpe de Franco y promete honrar a todas las víctimas de la Guerra Civil.

Y no obstante, entre vivir en una dictadura de izquierdas o en una de derechas (por utilizar los términos al uso), ¿usted cuál hubiera elegido? Es fácil juzgar la historia desde el presentismo. Ahora que podemos elegir entre más opciones, nosotros elegimos la reconciliación y la convivencia entre quienes pensamos distinto.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Cuál es su postura respecto a la moción de censura?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 22 de junio de 2011