El socialismo, claro como el agua.

Jorge Cámara Sáez de Tejada 7 octubre 2009 Opinión
Un reconocido profesor de Economía de una universidad relató que él nunca había reprobado a ninguno de sus estudiantes, pero que en una ocasión tuvo que reprobar a la clase entera.

Cuenta que en esa clase los alumnos insistían en que el socialismo sí funciona , que en ese sistema no existen ni pobres ni ricos, sino que todos alcanzan una feliz igualdad. Total igualdad para el pueblo. El profesor les propuso entonces a sus alumnos realizar un experimento para ese año escolar sobre el socialismo . Todos aceptaron.

Para que todos fueran socialistas, o sea para que hubiera igualdad, las notas que obtuvieran los miembros de la clase serían promediadas, a fin de que todos los estudiantes recibieran una misma calificación, o sea, sería una clase socialista . De esta forma, para el primer examen (como es habitual), algunos estudiantes estudiaron mucho, otros estudiaron más o menos y otros no estudiaron casi nada. Se calificaron los exámenes, se tomaron las notas de todos y fueron promediadas. El promedio de la clase fue 18. Los estudiantes que se habían preparado muy bien quedaron muy desconformes, mientras que los que estudiaron poco o nada estaban felices. Pero todos con resultados iguales = 18 puntos a cada alumno = socialismo .

Cuando presentaron el segundo examen, los estudiantes que anteriormente habían estudiado mucho decidieron no esforzarse tanto, ya que su nota sería promediada. Aquellos que habían estudiado poco lo hicieron menos todavía, porque confiaban en que otros (no ellos) se esforzarían para subir el promedio. Pero el promedio en este segundo examen fue ¡13 puntos! Nuevamente los que estudiaron algo estaban algo molestos, y los que no hicieron nada estaban medianamente satisfechos.

Finalmente, en el último examen del año, el promedio de toda la clase fue 8 y por tanto todos reprobaron. Pero todos eran iguales y repitieron el año sin excepción alguna. Ninguno de los estudiantes estaba realmente feliz…

El profesor les preguntó si ahora entendían lo que significaba socialismo . La razón del gran fracaso del socialismo en el mundo es simple, simplemente los que no hacen se benefician de los que hacen. No hay incentivos para los que se esfuerzan y hay premios para los que eluden labor y responsabilidades. No se recompensa la excelencia, pues nunca se llega a ella ya que la mayoría empuja hacia abajo. El que trabaja debe pagar sus cuentas, pero al que no trabaja se las paga el Gobierno ¡con los recursos aportados por el que trabaja! O sea, el que trabaja paga doble! Es la garantía del fracaso. Todos iguales, pero allá abajo, semisumergidos en el pantano de la mediocridad….Tan espeso que nadie se hunde del todo, pero tan denso y pegajoso que a nadie permite llegar a la orilla y salir…

.

.

Jorge Cámara Sáez de Tejada (Publicado en Diario de Noticias).

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que Chivite debería ofrecer explicaciones ante las acusaciones de haberse saltado las normas sanitarias para organizar una comida?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 16 de octubre de 2020