UNAV versus UPNA

José Javier Solabre Heras 24 septiembre 2009 Cartas al director / Agenda
Y no es que sea real la competencia que a determinados sectores les
interesa seguir alentando, pero en ocasiones trasciende bastante más lejos
que la propia sintonía del "Gaudeamus Igitur" (Alegrémonos pues, mientras
seamos jóvenes. Tras la divertida juventud, tras la incómoda vejez, nos
recibirá la tierra. ¿Dónde están los que antes que nosotros pasaron por
el mundo? Subid al mundo de los cielos, descended a los infiernos,
donde ellos ya estuvieron) .

La sociedad se pregunta ¿por qué?; cuando Navarra fue elegida para empezar

con una Universidad nueva entre el propio espíritu de la formación
singular de la "universitas", nadie podía imaginar hasta donde alzaría el
nombre de Navarra, hasta donde alzaría la cultura, la difusión de esta, y
mucho menos hasta donde colaboraría en la prosperidad económico y social
de una sociedad, colocándola entre las comunidades más relevantes de
nuestro entorno, y no solo de nuestro país, el reconocimiento de esta
Universidad de Navarra, trasciende mucho más lejos de de las fronteras, y
es porque la cultura, no entiende de límites, ni de cielos, ni de
infiernos, entiende de hombres y mujeres, entiende de personas y su

formación.

Pero el recelo al que aludía al principio, crece y se fomenta incluso por
la discriminación, llámenla positiva, negativa, o como quieran, pero el
estudiante navarro, el joven de aquí, es discriminado seriamente, y los
impuestos de todos y cada uno de los navarros, universitarios o no,
contribuyen a mantener los gastos en ocasiones desmesurados generados por
una duplicidad de oferta estudiantil, aunque el momento, de la ceremonia

de apertura, no sea el mejor para hacerlo notar.

¿Me quiere, o mejor me puede explicar alguien como una matrícula puede
suponer de diferencia más del 100 %? Y a los datos me remito.
Al decir más del 100 %, lo digo como el mínimo, una limosna en un Centro,
y el sueldo de un año, en el otro, dice una buena amiga.
Los impuestos, las becas van hacia un Centro, cuando deberían de ir al
estudiante, y este con su beca que acuda al Centro que más se acerque a su
demanda formativa.

Intereses desmedidos que luego son los primeros que eligen Centro (y

sabemos cuál), fomentan el enfrentamiento, pero no benefician a Navarra, y
menos al estudiante de aquí. Es la sociedad del futuro la que se forma en
las Universidades, en los excelentes Centros de Formación Profesional,
pero ¿Quién puede pagar el 100 % más? (transite ad inferos, ubi iam
fuere.)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 18 de febrero de 2013