Nunca es tarde: objeción, objeción y objeción

Jerónimo Erro 23 septiembre 2009 Claves
No hay otra. Si resulta que los jueces no acaban de tenerlo claro y van reconociendo la objeción. Si resulta que por no entrar en el aula de educación para la tiranía no se hunde el mundo. Y hasta se pasa curso. Y si resulta que al final ni siquiera el expediente de la ESO afecta a un hipotético -muy hipotético- "numerus clausus" en la universidad. Entonces ¿por qué tenerle miedo a la objeción? Nunca es tarde para rectificar. Es lógico que con todo el miedo que han procurado meter los responsables y colaboradores irresponsables de este engendro educativo haya padres acongojados. Los ministros y ministras amenazantes, el consejero avisador, los centros cómplices, los responsables educativos cobardes… todos han trabajado unidos en torno a un único objetivo: hacer que todo el mundo pase por el aro, como si fuera una herejía objetar por ser fiel a la conciencia de cada uno. Pues nada, lo dicho, que nunca es tarde. A objetar todos pase lo que pase y cueste lo que cueste.

Jerónimo Erro

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 16 de noviembre de 2006