También hay una juventud sana

José Morales Martín 17 septiembre 2009 Cartas al director / Agenda
La reciente sentencia del Tribunal Supremo, en la que se rechaza la orden del ministerio de Educación de pasar a segundo de bachillerato con cuatro asignaturas de primero suspendidas, supone algo más que un varapalo judicial al Gobierno: es una acusación en toda regla, de parte de las causas del fracaso escolar que se abate sobre la juventud española como una plaga bíblica, tal vez sea esta una de las causas del cambio de titular en el ministerio. Por supuesto hay otras muchas causas, como la deficiente formación que se arrastra desde la ESO, la desmoralización de los profesores, la indisciplina de los alumnos y, acaso por encima de todo, la progresiva destrucción de los lazos afectivos en el seno de muchas familias. Si a ello se añade la ausencia de la más mínima reflexión sobre el sentido de la vida, ya tendríamos un cuadro más completo del fracaso escolar. Esto no quiere decir que no exista una juventud sana y responsable, que estudia y se esfuerza, y que, desgraciadamente, con sucesos como el de Pozuelos ante la opnión pública queda relegada a tercer plano. Sean bienvenidas iniciativas como la de la Comunidad de Madrid y el refuerzo en la autoridad del profesorado.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 3 de julio de 2008