La telebasura pierde audiencia.

La violencia, la cruda morbosidad y el sexo se han convertido en los pilares de muchos programas. Contenidos banales, groseros, ordinarios, que están en la frontera de lo éticamente permisible, cuando no la traspasan. Es la “televisión basura” en la que se busca el crecimiento de la audiencia a través de la provocación directa de los instintos, las pasiones y los sentimientos del telespectador.

Telecinco finiquitó el programa; aquí hay tomate, por su atronadora bajada de audiencia. El espacio comenzó con un “share” del 23 por ciento y en las últimas semanas de su existencia solo consiguió el 18,5 por ciento, por debajo de la media de la cadena.

Es necesario poner todos los medios para arrancar esta epidemia de vulgaridad y erotismo que nos inunda y que degrada al telespectador. Si no se visiona ningún programa de “televisión basura”, éstos perderán audiencia y se tendrán que eliminar de la programación.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja