Autónomos y dependientes

Jerónimo Erro 24 junio 2009 Claves

Un cinco por ciento menos de autónomos en un año es una de las secuelas de la crisis económica (y de otras cosas) que estamos padeciendo. No es buena señal y menos si se suma a la tendencia juvenil que parece preferir la tranquilidad intranquila del empleo y sueldo antes de convertirse en emprendedor. Los autónomos (casi 50.000 en Navarra), a pesar de la historia de sus penurias que contará cada uno de ellos a quien quiera oírle, son la prueba viviente de que todavía hoy es posible vivir con el sudor de la frente propia. Los empresarios y los asalariados y los funcionarios también sudan, claro que si, pero digamos que el autónomo suda con más autonomía porque hacen falta agallas, o arte, o ideas claras para tirar por el camino de la autonomía laboral. Ojalá que entre los jóvenes volviera a crecer ese famoso espíritu emprendedor que suele adoptar la forma del autónomo. Sería un indicio de que crecen la responsabilidad y la confianza. Y las ganas de ser libre. Y cierto cabreo contra un sistema político, social y económico que no favorece la vida social espontánea. 

Jerónimo Erro

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 23 de septiembre de 2014