Por la vida…

Nieves Ciprés, miembro Comisión Constituyente del PP 5 junio 2009 Opinión
“Puedes perder el hijo” (mi primer hijo). Este fue el motivo por el cual el ginecólogo, con poco más de 10 semanas de fecundación o embarazo, me realizó una ecografía. Se necesitaba saber como estaba el niño. El temor a perderlo fue sorprendido por la mayor alegría que jamás hubiéramos imaginado: el latir del corazón de nuestro bebe que ahora sentíamos tan cerca, las partes del cuerpo, los dedos de los pies, la mano que tan suavemente se llevaba a la boca… era tan pequeño y tan completo… Aquél embarazo que no buscábamos, pero nos encontró fue nuestro desde el primer momento y desde aquella primera ecografía comenzamos a cuidar al que ya era nuestro hijo. Allí, dentro de mí, había otra vida, éramos madre e hijo e íbamos a compartir durante nueve meses todo: amor, espacio, alegría, tristeza, alimento. Mi cuerpo pasaba a ser su punto de apoyo, su “hogar” y su protección, pero mi hijo no era mi cuerpo. 
.
Me pregunto, ¿cómo el Gobierno de España a propuesta y defensa de dos mujeres ministras (¡mujeres!) puede aprobar una Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y Salud Sexual y Reproductiva que ampara el aborto libre, que equipara el hecho de acabar con la vida de un ser con el cuerpo de la madre y su derecho a decidir, que permite a mujeres y ¡chicas de 16 años! abortar a las 14 semanas y hasta las 22 en caso de riesgo de la vida o salud de la mujer o graves anomalías en el feto, que banaliza el sentido de muerte…?
.
A pesar de que el actual gobierno, demagógicamente, niege que, durante el embarazo en el vientre de la madre, haya una persona -un hijo- y, para ello, se sirva de la utilización conceptual de “interrupción voluntaria del embarazo” cuando de lo que se trata es de abortar –acabar voluntariamente con la vida de un ser indefenso-, es imposible poder aceptar y admitir que abortar a las 14 semanas es interrumpir el embarazo,
.
¿Qué objetivo subyace en esta confrontación de principios y valores incompatibles con la dignidad humana en políticos socialistas? Lejos de abrazar el progreso vital y social, enarbolan la bandera del retroceso “progresista” facilitando legalmente el aborto impune en contra del derecho a la vida del no nacido. Sin adoptar medidas legales positivas en busca del derecho a vivir, de ayuda a la mujer y al niño que va tener, de educación científica y ética –no digo religiosa – a las niñas y a los niños por que también ellos pueden llegar a ser co-responsables.
Gracias a los avances tecnológicos y médicos se demuestra científicamente que hay vida desde el instante de la fecundación. Se puede hasta identificar el ADN de ese embrión, el mismo que tendrá –si nace- a los 40, 80 años. De ahí que la mayoría de la comunidad científica y de la bioética afirme que no se trata de interrupción sino de impedir el desarrollo de un embrión que ya es vida humana en sí mismo.
.
Merece, pues, mi consideración y cercanía humana aquella mujer hundida en la terrible vacilación para abortar o no, aquella mujer que busca mil y una razones que justifiquen su decisión, que necesita apoyo y cariño. El aborto puede parecer la mejor solución por ser la más rápida en resolver el problema, sin embargo, es el método más atroz e impensable. Creo, más bien, se deberían facilitar medidas preventivas, buscar métodos, soluciones y sistemas para ayudar a ambos y no aprobar una Ley en contra de la vida y el derecho a vivir.
.

Nieves Ciprés, miembro Comisión Constituyente del PP 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 5 de mayo de 2009