Crece la persecución religiosa

Jerónimo Erro 28 mayo 2009 Claves

Anticlericalismo, eclesiofobia, o Cristofobia, que todo son variantes más o menos radicales de un mismo fenómeno. Es una enfermedad pandémica que se está extendiendo paso a paso de la mano de la ignorancia, como siempre, y que está siendo alentada por grupos relativamente pequeños, pero influyentes, dispuestos a sembrar odio y a mentir lo que sea necesario. 
El objetivo a batir, de forma cada vez menos disimulada, es la Iglesia católica, y mejor es no pensar mucho en los motivos porque al final da un poco de miedo ver que hay un odio que nace del mismo lado oscuro que siempre ha buscado el asesinato de los profetas. Es un odio visceral, irracional, que se agarra a cualquier excusa para ridiculizar y difamar. Que se ceba en las debilidades de los pobres católicos para acallar toda la bondad que rebosan las fortalezas de los pobres católicos. Ante sus argumentos llega un momento en el que las buenas maneras, la sumisión, el poner la otra mejilla, no producen más efecto que la radicalización del odio. Se trata de un fenómeno preocupante porque hasta ahora, todas las persecuciones que ha sufrido la Iglesia han tenido en frente a otra religión, o a alguna ideología pseudorreligiosa y dogmática. En cambio ahora el enemigo es el dogma anti-dogma, la ideología sin ideas fijas, la firmeza del fundamento relativista y cambiante. Un tipo de persecución alocada, sin sentido, casi casi neroniana.

Jerónimo Erro

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 25 de julio de 2007