Abuso de autoridad.

Susana Gutiérrez González 6 mayo 2009 Cartas al director / Agenda
El tópico dice que en muchas ocasiones, los agentes ponen multas porque el Estado necesita recaudar fondos. Por desgracia, y a falta de un argumento un poco más sólido por parte de dos miembros de la Policía Foral, ayer tuve que creer que es así. Mientras circulaba por la PA-30 en torno a las 12,50 horas a la altura de Olaz, fui detenida por una patrulla. En concreto, por el agente con el número de identificación 710 y su compañero, cuya identidad no se me facilitó pese a pedirla. Me detuvieron con el supuesto motivo de que yo iba hablando por el móvil. Y como prueba aportaban la feliz coincidencia de que los dos me habían visto al mismo tiempo. Pese a su ‘certera’ observación, el hecho es que yo no estaba utilizando el teléfono, que se encontraba dentro de mi bolso.

En buena lógica, ofrecí al policía que consultara mi registro de llamadas para comprobar que no había estado usando el teléfono cuando ellos me vieron. Para mi sorpresa, rehusó hacerlo con el argumento de que mi móvil era un asunto particular y que a él le bastaba con la agudeza visual (suya y de su compañero) para cursar la denuncia. Dicho de otro modo: da lo mismo que vayas hablando o no por teléfono. Lo importante es que ellos tengan la visión de que estabas haciéndolo. Supongo que a ustedes la afirmación les resulta tan absurda como a mí, pero a la patrulla que me detuvo le parece una razón bien firme para pagar una multa de 150 euros y perder tres puntos del carné de conducir.

Entiendo que hay determinadas circunstancias de tráfico en las que los agentes tienen potestad para decidir al no haber ninguna otra prueba. Sin embargo, éste no es el caso de las infracciones con el móvil. Se puede examinar fácilmente y sin ninguna duda si la denuncia es correcta. Por ello, no entiendo la actitud del agente número 710, que prefirió ejercer una abusiva autoridad a realizar una sencilla comprobación in situ.

Estoy muy decepcionada y contrariada. Primero, porque ayer fui víctima de una conducta que creía que estaba desterrada de una sociedad democrática y madura. Y segundo, porque el irresponsable comportamiento de los agentes de la Policía Foral va a causar un rosario de reclamaciones e incluso un probable juicio que nos harán perder tiempo y dinero a todos. Por mi parte, no me voy a quedar conforme y pienso reclamar. Pero como parece que tengo escasas posibilidades de que atiendan mis demandas a la primera –puesto que según me han informado diversas fuentes, este tipo de denuncias irregulares no son excepción y no suelen retirarse con facilidad–, me temo que no va a ser sencillo. De todos modos, vale la pena asumir las dificultades cuando lo que está en juego es nuestra dignidad como ciudadanos y conductores, y nuestro derecho a recibir un trato justo por parte de los servidores públicos. Ayer no lo recibí en absoluto. 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 26 de noviembre de 2009