El sentido religioso.

El sentido religioso, que anida en el corazón del ser humano, abre a los hombres y mujeres hacia Dios y, a la vez, los lleva a descubrir que la realización personal no consiste en la satisfacción egoísta de sus deseos efímeros sino en salir al encuentro de las necesidades que experimentan los demás y buscar caminos para contribuir al bien común. Conscientes de las tendencias negativas que anidan en lo íntimo de los corazones, las religiones enseñan que el servicio auténtico exige sacrificio y autodisciplina y que  han de cultivar la abnegación, la templanza y el uso moderado de los bienes naturales. Así como que es posible encontrar la alegría en una vida sencilla y modesta, compartiendo generosamente nuestros bienes con quienes están más necesitados que nosotros.

 

Un aspecto particular es la orientación que dan las religiones a los hombres y mujeres a considerar el medio ambiente como algo maravilloso y digno de ser amado y respetado, superando una concepción meramente utilitarista y de consumo. De ahí deriva el respeto y cuidado de la naturaleza, con el fin de que pueda ser transmitida a las generaciones venideras con el mayor cuidado posible.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...

Entradas relacionadas