Detrás del AVE.

Santiago Cervera Soto. Diputado por Navarra. Partido Popular. 18 marzo 2009 Opinión

Algunos llegaron a pensar que la respuesta de Solbes en relación con el convenio del AVE hubiera debido suponer una ruptura de relaciones políticas entre UPN y el PSN, tamaña es la tomadura de pelo de los socialistas a Navarra y sus instituciones. Pero ha ocurrido lo contrario. Ha ocurrido lo mismo que caracteriza algunos patológicos encuentros entre un maltratador y un maltratado, cuando la víctima llega a justificar lo que le sucede. Solemne el escenario, Sanz y Jiménez firman un papel en el que reiteran su compromiso con el AVE y se muestran capaces de seguir trabajando juntos por el proyecto.

Pero un añadido significativo completa el momento e incluso lo explica. Se descuelga Sanz con una propuesta para ser más generosos con el Estado en materia de financiación del llamado corredor. No bastaba con que Navarra actúe como banco prestamista del gobierno de Zapatero adelantando el dinero de la obra justo en un momento en el que aquí emitimos deuda para pagar nuestro gasto corriente y los mercados financieros están desfallecidos. Mejoramos nuestra oferta. Pagamos el desprecio con más subordinación. Mejoramos las cláusulas que estamos dispuestos a asumir para que Zapatero pueda aceptarlas sabiendo que durante su mandato –le quedan a lo sumo un par de años en el cargo- podrá presumir de la paternidad de la obra sin tener que dedicarle un solo chavo. Sanz, dispuesto a que el descuento en la aportación no se realice hasta pasados “dos o tres años”.

Decimos que los navarros somos gente de palabra. Lo cual debiera significar que cuando la damos la comprometemos, y cuando la recibimos la debemos exigir. El 17 de octubre de 2007 Sanz y Zapatero proclaman el acuerdo en materia de AVE y anuncian firma inminente. Incumple con descaro el de Moncloa y en lugar de hacerle cambiar de actitud le mejoramos las condiciones, en perjuicio de los propios ciudadanos de Navarra. ¿Qué falta para que Sanz entone un justificadísimo “Zapatero embustero”? ¿No puede, no quiere, no le dejan, no le conviene, no encaja en sus planes de futuro? (Otra cosa era, por cierto, atreverse a aconsejar bravuconamente a Rajoy que “gane elecciones”. Eso era facilón y vacilón, sí. Cuando eso se escuchó, el PSN se regodeaba por ver que el pepiñismo se extendía y triunfaba como pauta de conducta para vilipendiar al hasta hace poco socio. Una actitud nada compatible con la lealtad y bonomía que en Navarra se supone que practicamos. El PP acaba de ganar las elecciones de Galicia y va a ser quien desbanque al nacionalismo de Ajuria-Enea). 

Detrás del AVE hay algunas cosas más. Una, el negocio político que se le facilita al PSN con la nueva oferta financiera de Sanz. Durante dos años –los que quedan de legislatura foral- el esfuerzo económico drenará la capacidad de hacer muchas otras cosas, y los ciudadanos sólo van a saber del tren por las molestas expropiaciones y los movimientos de tierras que divisarán desde la autopista. Dos años después, el PSN tiene fundadas expectativas de ocupar despachos en Diputación. Será entonces cuando los flujos financieros sean favorables a Navarra. Y a cortar la cinta inaugural, las gentes de Jiménez.

Hay algo que añadir para explicar todo este asunto. El modelo de gestión que ha propuesto Navarra, igual que el que se ha aceptado para el País Vasco, no sólo consiste en financiar por adelantado las obras con cargo a futuras aportaciones al Estado. Es también una encomienda de gestión, y por tanto la contratación de las obras será competencia de la Comunidad Foral. Será la mayor suma económica nunca licitada. Y es aquí donde puede estar el problema de fondo de este asunto. La pugna soterrada, mucho más allá de si se firma o no el dichoso convenio, tal vez tenga que ver con dilucidar quien controla ese concurso.  

N.B. Y mientras hablamos del AVE, algunos están muy nerviosos por otros asuntos. Véase un ejemplo en http://tinyurl.com/cwdpvy. Habrá que hablar de ese tema. Quiero decir, hablar ante la opinión pública. Las bambalinas, la opacidad y el cabildeo parece que ya lo ocupan otros. 

.

.

Santiago Cervera Soto. Diputado por Navarra. Partido Popular.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 31 de enero de 2006