En Castejón a la espera del AVE.

Carlos Sánchez-Marco 17 marzo 2009 Cartas al director / Agenda
Me dirijo destino Irún. El TALGO procedente de Barcelona llega puntual. Son las 17:45 cuando sale el tren de Castejón. Va prácticamente vacío. Toma buena velocidad por el valle del Ebro al divisar las esbeltas torres prismáticas de ladrillo de la parroquia San Miguel de Cadreita. A esta velocidad no comprendo por qué va a tardar 3 horas y 20 minutos hasta Irún. Va lanzado. Muy bien. Muy cómodo. No echo en falta el automóvil. Voy estupendamente.

De pronto se para en Marcilla. No me lo creo. ¡ Pero si la estación ya está cerrada por RENFE hace tiempo ¡. Pasa un ratico y nos cruza un tren lanzado a toda velocidad. Sentado junto a la ventanilla, me asusté y se me cayó la revista que estaba ojeando. Será un ALVIA o un ALTARIA, pensé. Antes eran los TALGO los más rápidos. Arranca de nuevo. Hasta Tafalla el TALGO sigue lanzado. Qué bonito es Olite. Luego, ya más lento hasta Pamplona, pero bien. Llegamos a Pamplona a las 18:41. Casi una hora desde Castejón, incluyendo la parada “técnica” de Marcilla. 

Desde Pamplona, la velocidad ya no es la misma. Pero sólo nos quedan unos 100 kilómetros hasta Irún. Más o menos. Una media de 40 por hora ya haremos, digo yo. La velocidad de cuando yo era niño y nací justo después de la guerra. Claro, es que empieza el Pirineo. En las curvas, los coches empiezan a crujir, a veces con mucho estrépito, pero no da miedo pues el tren va despacito, muy despacito en las curvas. El paisaje, un poco cerrado. Claro, así sí, así tardaremos 3 horas y 20 minutos. 

Sorpresa. El tren se detiene de pronto en Echarri-Aranaz, en pleno valle. Como cuando íbamos de excursión al monte Aralar los jueves por la tarde que no había Cole. Esta parada no estaba prevista. Una espera que se nota y ¡ zas ¡ otro tren que nos cruza lanzado. Debe ser otro ALVIA, pensé. Arranca el tren y no tardamos mucho en llegar a Alsasua a buen ritmo. 

A partir de Alsasua nos ponemos otra vez a velocidad limitada, muy limitada y los coches vuelven a crujir seriamente, muy seriamente. Las curvas deben ser pronunciadas, pienso. Sólo me siento aliviado cuando cruzamos decenas y decenas de túneles rectos donde los coches no crujen y ya no hay humo negro ni carbonilla.

Alguna parada más para que nos crucen más ALVIAs y llegamos puntuales, exactamente puntuales a Irún a las 21:05. Como no podía ser de otra manera. Los trenes lentitos llegan siempre puntuales. Tienen tiempo de sobra para darse cuenta que se les espera llegar puntuales. Han sido 3 horas y 20 minutos desde Castejón. Lo que hago en poco menos de dos horas en automóvil. La verdad es que no me resultó largo el viaje, aunque lo fue. Me gustó. Debe ser la novedad. Hace tiempo que no montaba en tren.

Y me dicen que ésto se va a arreglar con el AVE que tiene un fuerte acelerador para llegar a más de 300 kilómetros por hora. Y yo que lo hice a 40 por hora… . Qué barbaridad. Qué progreso. Claro que también nos dirán que entre Pamplona e Irún, el AVE no podrá correr mucho … . Para eso … .

Mi reciente viaje me dice que la prioridad no la tiene Navarra en construir el AVE sino en:

· doblar la vía
· ampliar el radio de las curvas, lo que seguramente requerirá nuevos tramos modernizados.

Una nueva doble vía por donde puedan circular todos los trenes, AVES, ALVIAS, ALTARIAS, TALGOS, cercanías, mercancías. Todos. Y esta infraestructura moderna pero universal costaría menos que la nueva infraestructura del AVE que dejará relegados a la antigua vía muchos trenes, sin esperanza ya de modernización futura. Y si la penalidad que tuviéramos que pagar para conseguir la doble vía fuera que el AVE circulara por ella a no mayor velocidad que el TALGO, pues bien, lo acepto muy gustoso. Seguro que sin paradas en Marcilla, Echarri-Aranaz y otras llegaría de Castejón a Irún en igual tiempo que el automóvil o quizá menos. Me basta. Pero parece que los políticos prefieren la solución cara y restringida del AVE, en vez de conseguir que todos los demás trenes pudieran circular bien con una doble vía y nuevo trazado de curvas más amplias.

Dicen nuestros políticos que el AVE es "fundamental para la Comunidad foral, tanto para mejorar el tráfico de viajeros como para hacer nuestro tejido productivo más competitivo". El AVE mejorará el tráfico de viajeros – y la doble vía también – pero el “tejido productivo” (¿quiere decirse el transporte de mercancías?) se mejorará sobre todo con la doble vía.

Una línea como Barcelona – Irún, ¿no hubiera merecido una vía doble hace ya mucho tiempo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que Chivite debería ofrecer explicaciones ante las acusaciones de haberse saltado las normas sanitarias para organizar una comida?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 4 de junio de 2008