La casa de cultura de Ribaforada: 3 millones de euros.

Redacción 6 febrero 2009 Noticias
Imagen de La casa de cultura de Ribaforada: 3 millones de euros.
Las casas de cultura.

Espectáculos de títeres y marionetas, películas de Spíderman, campeonatos de bertsolaris, cursos de cata de vinos, bailes y danzas, demostraciones de habilidad en el encaje de bolillos… Estas y algunas otras expresiones de la social democracia y el estado del bienestar son algunas de las actividades recogidas en las casas de cultura y que han proliferado en los últimos años de bonanza. Incluso entonces, hubieran resultado inviables de no ser porque las financiaba el sufrido bolsillo del contribuyente. Pero evidentemente aquellos tiempos han pasado, y todo indica que tardaremos mucho en volver a verlos. Otra cosa es ajustar el presupuesto a los nuevos tiempos. Es por ello que hoy es noticia la casa de cultura de Ribaforada. Un proyecto presupuestado en más de 3 millones de euros que se encuentra a medio construir y que, para terminarlo, precisa un préstamo de casi 2 millones de euros.

Dos años de carencia.

Al parecer, una característica importante del préstamo serían sus dos años de carencia. La razón de que no se pueda amortizar el capital durante esos dos primeros años se encontraría en que, de otro modo, las cuentas del ayuntamiento previsiblemente arrojarían durante esos dos años un ahorro neto negativo. Lo cual es un dato relevante desde el punto de vista normativo.

Los préstamos y el ahorro neto negativo.

El ayuntamiento que presenta ahorro neto negativo, tiene un problema legal si quiere pedir un crédito. Según el artículo 130 de la Ley Foral de Haciendas Locales, “las entidades locales precisarán autorización de la Administración de la Comunidad Foral para concertar operaciones de crédito cuando en base a la liquidación de los Presupuestos del último ejercicio, se deduzca ahorro neto negativo”.

Es decir, que un ayuntamiento con ahorro neto negativo ya no puede pedir un préstamo sin la autorización del departamento del gobierno. Pero eso no es todo. Según reza el mismo artículo, “con la solicitud de autorización se acompañará un plan de saneamiento financiero que deberá aprobar el Pleno de la corporación, en el que se adopten medidas de gestión, tributarias, financieras y presupuestarias que permitan como mínimo ajustar a cero el ahorro neto negativo de la entidad.”

Quédense con estos datos. Por un lado con todos los gastos millonarios que, a la luz de los nuevos tiempos, habría acaso que preguntarse si alguna vez fueron necesarios. A ver ahora cómo los pagamos. Por otro lado, quédense también con el artículo 130 de la Ley Foral de Haciendas Locales. Es de temer que se vaya a hacer bastante popular en los próximos tiempos.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 1,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 2 de marzo de 2015