Pues eso, que vamos hacia la insumisión

Ahora es cuando hay que empezar a objetar de verdad. Los tribunales pueden dictaminar lo que quieran y llegar incluso a la conclusión mayoritaria de que no les gusta que exista una objeción contra la asignatura de "Educación para la Burguesía". Pero una cosa es que no les guste y otra que no exista. La objeción es un hecho y si no dejan otro camino acabará convirtiendose en una insumisión. Porque hay padres que prefieren el suspenso de sus hijos que dejarlos en manos de un sistema educativo destructivo. Porque hay padres que prefieren educar a sus hijos en la coherencia -por muy duro que resulte- antes que rendirse al borreguismo comodón. Además, hoy por hoy, lo único que realmente se juegan los chavales que no vayan a esa clase es tener un expediente un poquito peor que los demás. Un borrón en el expediente que tal como está el nivel escolar no va a impedir que nadie se quede por ello sin ir a la Universidad. ¡Animo pues a todos los padres objetores!. ¿Una ralea de políticos corruptos que tolera la interrupción de la vida humana de los embriones no va a tolerar la simple interrupción de una asignatura?

Jerónimo Erro

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja