El laberinto político-económico-financiero de Guenduláin.

Redacción 26 enero 2009 Noticias
Imagen de El laberinto político-económico-financiero de Guenduláin.
Desarrollo Sostenible de Navarra S.L.

Las accionistas de Desarrollo Sostenible de Navarra SL son las promotoras navarras hasta un número en torno a cuarenta . Estas empresas hicieron su compra y los correspondientes pagos en el año 2005 a través de Desarrollo Sostenible y la financiación, lógicamente, involucra a múltiples bancos y cajas, incluyendo a todas las instituciones financieras navarras. El otro actor del proyecto es el Gobierno de Navarra, que desde 2005 ha venido demorando la aprobación definitiva del plan de desarrollo. Un plan para el que se espera su aprobación definitiva en el próximo mes.

Estalla la burbuja inmobiliaria.

Sin embargo mucho ha cambiado la situación desde el año 2005 cuando, como decíamos, las promotoras se embarcan en el proyecto y aportan el dinero para la compra de los terrenos y que cobraron los propietarios del terreno. Ahora, en plena crisis crediticia, todas las promotoras y constructoras participantes luchan por la supervivencia refinanciando su deuda. La situación de las constructoras, al tener muy poco o ningún patrimonio, es aún peor que el de las promotoras, cuyos activos están sirviendo para avalar el proceso de restructuración de la deuda. Y como parte de esos activos la participación en Guenduláin a través de sus acciones en Desarrollo Sostenible de Navarra S.L.

La participación de Avanco podría pasar a Caja Rural.

Hasta ahora, MRA y Construcciones Flores ya habrían vendido al menos parte de sus participaciones para poder reducir deuda. La última empresa en vender podría ser Avanco, cuya participación en Guenduláin a través de Desarrollo Sostenible SL podría ser comprada por “Promoción Estable del Norte” ,sociedad filial de Caja Rural. Avanco, no obstante, conservaría una opción de recompra por tres años. Es probable que, en los próximos tiempos, muchas otras de las empresas promotoras de Guenduláin sigan el mismo camino.

El suelo y el gobierno.

A estas alturas, y con una enorme suma de dinero invertida en torno a los cien millones de euros todo parece indicar que Guenduláin saldrá adelante de una u otra manera. Lo que nadie se atreve a aventurar es cuándo. Una de las soluciones que se apunta, al parecer a propuesta del PSN, es que sea el Gobierno de Navarra quien acabe quedándose con todo o parte del suelo. De esta forma el gobierno dispondría de una gran reserva de suelo público para los próximos 30 años,esa al menos es la idea lanzada desde la izquierda. Además, los bancos y cajas podrían financiar la operación al preferir tener como deudor al Gobierno de Navarra que a muchas empresas en posible riesgo de concurso de acreedores. El resto de partidos podría ver la operación como un mal menor. La mayor oposición al proyecto, de hecho, viene teniendo su origen en los alcaldes de la comarca, que ven en esta reserva de suelo una posible competencia a su propia oferta de suelo y a los ingresos que ésta les ha generado. Tanto ayuntamientos como propietarios de suelo de la comarca, durante las últimas décadas, han podido especular al no existir alternativa alguna para quien quisiera comprar suelo y promover viviendas .

En cualquier caso todas las partes son conscientes de la inversión realizada y los derechos urbanísticos ya generados, por lo que caben pocas dudas de que Guenduláin saldrá adelante. Lo que nadie se atreve a predecir exactamente es ni cuando quién vaya a hacerlo, y ello porque la forma en que prospere el proyecto puede ser diversa; bien porque se apruebe definitivamente el plan de desarrollo, bien porque se convierta en una reserva de suelo público que se vaya utilizando en el futuro.
Lo sabremos en los próximos meses.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 23 de febrero de 2009