El ayuntamiento de Ansoain: ejemplo de sectarismo.

Redacción 21 enero 2009 Noticias
Imagen de El ayuntamiento de Ansoain: ejemplo de sectarismo.
Erase una vez…

Erase una vez un ayuntamiento, antaño feliz, en el que con la crisis había cesado la actividad constructora. No se vendía nada,no había industria , la actividad económica se había paralizado y la recaudación se había desplomado. En esa situación, sin embargo, apareció una empresa privada que estaba dispuesta a invertir dinero y generar actividad en el término municipal. Dos empresas ubicadas en ese ayuntamiento, incluso, le vendieron un terreno con licencia para, según la actual normativa, desarrollar su actividad de forma perfectamente legal y legitima. Una actividad que generaría en el pueblo trabajo, oferta y demanda de servicios, prosperidad e ingresos públicos.

Sucedió en cambio que en dicho ayuntamiento gobernaba una mayoría de progreso formada por Nafarroa Bai y el PSN con alcalde del PSN anunció que denegaría la concesión de la licencia y que estaría dispuesta a renunciar a todos esos beneficios para sus ciudadanos principalmente por motivos sectarios e ideológicos bajo el amparo formal de un informe supuestamente técnico.

Esos motivos ideológicos, sin embargo, no impedían que pudieran encontrarse otro tipo de negocios en muchas localidades navarras de progreso.

El puticlub y el colegio.

Lo que sí se puede encontrar en una localidad de progreso, por ejemplo, es un local destinado a la prostitución. Es el caso de “Carioca” en Berriozar, el Hotel Ederrena en Olazagutía (ambas localidades gobernadas por Nafarroa bai), o el club Bellavista en Olite (gobernado por el PSN). Se trata sólo de algunos ejemplos. En realidad, la localidad de nuestra historia existe. Hablamos, naturalmente, del ayuntamiento de Ansoain, gonernado por el PSN. Bien es cierto que no sabemos si, como en las citadas localidades con ayuntamientos de progreso, existe algún local de este estilo en el propio Ansoain. Sencillamente no tenemos esa información, pero no podemos descartarlo.

Es decir, que en una localidad de progreso, al parecer, se puede encontrar perfectamente un local de alterne destinado a la prostitución femenina. O por hablar con propiedad: a la esclavitud sexual femenina. No hay ningún problema con eso. Lo que no puede encontrarse es un colegio de chicas. Eso sí es un problema.

Una localidad de progreso, al parecer, puede ofrecer a una mujer navarra un futuro en la prostitución femenina, pero no un futuro en la empresa, en la política o la cultura estudiando en un colegio de chicas.

La alternativa: ¿un mirador?

La cuestión final es si el ayuntamiento de Ansoain, en plena crisis, va a pagar 4 millones de euros a las empresas propietarias para poner un mirador. Una obra que, en todo caso, no va a generar pagos de licencia, ni actividad, ni empleo, ni riqueza, ni nada. En el mejor de los casos, y especialmente para las mujeres, podría resultar útil como lugar tranquilo al que acudir a reflexionar sobre las flagrantes contradicciones y el severo sectarismo de las autoridades políticas “de progreso”.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 1,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 3 de octubre de 2018