La mayoría de las empresas son pequeñas

Las empresas grandes se están apropiando hasta de la palabra empresa y dejan para los demás (que son la inmensa mayoría del tejido empresarial, a Dios gracias) eso tan feo de "pyme". Admito que se podría hablar de "pequeñas y medianas empresas", en plural, al explicar algunas estadísticas en las que se dan cifras globales. Pero yo al menos no conozco ninguna empresa que sea "pequeña y mediana" a la vez. Independiente del tamaño son empresas, y punto. Puede parecer una nimiedad pero se empieza por olvidar estas pequeñeces y se acaba negando el derecho de los pequeños a existir por el mero hecho de ser pequeños.
Una empresa es -o debiera ser- una asociación de personas que quieren ganarse honradamente la vida. A partir de un cierto tamaño existe el peligro de elevar demasiado los pies del suelo, de alejarse inconscientemente de la economía real, y entonces es cuando empiezan las turbulencias, la volatilidad, y todos esos fenómenos que se producen en la estratosfera de la economía. Es normal. Por eso la mejor receta contra la desconfianza y contra la inseguridad laboral y económica es redimensionar, aterrizar y humanizar. Pero no a base de despedir a los obreros, claro, sino cuidando y mimando a las pequeñas (y medianas) empresas. Y lo más importante de todo: dejándoles en paz.

Jerónimo Erro

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...

Entradas relacionadas