El Gobierno español pretende que aborte María.

José Javier Solabre Heras 11 diciembre 2008 Cartas al director / Agenda
La subcomisión del Congreso que se encarga de la reforma y del estudio de la actual legislación del aborto (que debemos de empezar a llamar infanticidio), tiene la intención de terminar de escuchar a "sus sabios" antes de las fiestas de Navidad.

Vamos que pretenden llegar a tiempo de que la Virgen María pueda llagar a abortar. ( y entiéndanme, el respeto por encima de todo, ya me conocen, pero es tal, la batalla que tienen contra los católicos, que serian felices consiguiendo impedir el nacimiento de Jesús). Ya han retirado los crucifijos, que más fácil que no dejar nacer a aquel que después murió por todos nuestros pecados en la Cruz.

Esta despenalización del asesinato, como se pretende por el infanticidio reformado, no es propia de aquello que definen ellos, como base de una vida en sociedad, la sujeta al derecho, a la manera de actuar respetando la ley positiva y no otra, no existe otra norma que la emanada de los poderes humanamente reconocidos propios de un consenso social.

El infanticidio, como acto criminal que es, no puede ser despenalizado. Y menos puede tratar de justificarse bajo falsa pretensiones de las que se considera con apoyo en expertos que es la madre la que tienen la capacidad de decidir sobre terceros; porque no podemos olvidar que se trata de un tercero desde que el cigoto tiene identidad propia.

La embriología y la biogenética han demostrado, con absoluta certeza, que la vida de un nuevo ser humano comienza en el momento en que se unen el gameto masculino (espermatozoide) y el gameto femenino (óvulo). En este proceso de fusión se unen 23 cromosomas del espermatozoide paterno a los 23 cromosomas del óvulo materno. En ese mismo instante se forma una nueva célula de 46 cromosomas, llamada cigoto, el cual "contiene una nueva combinación de material genético, resultando un individuo diferente tanto de los padres como de cualquier otro en el universo"

Estamos muy cerca de que superen el número de los asesinatos, "infanticidios", al número de nacimientos, y la sociedad sufre las consecuencias de los asesinatos. Legalizar el aborto, no persigue otra consecuencia que acallar las conciencias de unos y de otros, si de paso pueden hacer más daño los defensores de la vida, mejor para ellos, lo peor es que están muy confundidos si se creen que solo los cristianos defendemos la vida, son muchos los hombres y las mujeres que sin declarase cristianos defienden al inocente que nacido o no en Belen, quieren que no llegue a nacer.

No todos los inocentes asesinados tienen la suerte de Jesús, de nacer todos los años, de nacer todos los días en nuestros corazones, por eso no vencerán nunca y no podrán acallar las conciencias de las madres que propician la muerte de sus hijos.

José Javier Solabre Heras

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 22 de mayo de 2014