Frente a la segregación, diversidad.

Francisco Javier Cervera Paz, Presidente de la Asociación de Padres y Madres del Colegio Irabia 10 diciembre 2008 Opinión
Segregar, según el Diccionario de la Real Academia, es separar, marginar, poner o dejar a alguien en condiciones de inferioridad. Hay quien sostiene que dar una educación diferenciada a chicos y chicas es segregar. Pero, ¿puede alguien pensar realmente que los padres elegimos el modelo de enseñanza diferenciada para dejar a nuestros hijos o a nuestras hijas en inferioridad?

En Irabia nuestros hijos no están en inferioridad. Lo demuestran sus resultados académicos: la tasa de fracaso escolar es sensiblemente menor que la media española y de la Comunidad, el porcentaje de aprobados en selectividad es de los mayores de Navarra (el curso pasado, el 100%), y sus calificaciones en el informe Pisa sobre educación están por encima de la media nacional y de la Comunidad Foral. Es decir, los chicos reciben una educación de calidad que les cualifica para un prometedor futuro profesional. Y como los padres y madres queremos que nuestras hijas no queden segregadas, en inferioridad de condiciones con respecto a sus hermanos, desde hace años venimos presionando para que el Colegio ponga en marcha aulas para chicas en primaria, secundaria y bachillerato. Porque queremos que nuestras hijas reciban también la misma educación de calidad que reciben nuestros chicos. Esto está ya en marcha y las familias apoyaremos las iniciativas que conduzcan a su consolidación y crecimiento. Nos ha costado muchos años "dando la brasa" y no estamos dispuestos a renunciar.

Irabia ha sobrevivido a distintos regímenes políticos, a gobiernos de colores y talantes bien diferentes, y nadie ha puesto en duda la legalidad del modelo pedagógico. La UNESCO, la Unión Europea, el Tribunal Constitucional y el Supremo reconocen y garantizan el derecho de los padres a elegir qué enseñanza quieren para sus hijos, conforme a su s convicciones religiosas, filosóficas y pedagógicas. Este es un derecho que no se nos puede negar a los padres, pero algunos grupos políticos quieren ahora negarnos el concierto económico, que se ha mantenido con Irabia desde el principio de su existencia. Nosotros no negamos a otros padres su derecho a elegir para sus hijos un modelo pedagógico distinto al nuestro, sino que de hecho se lo financiamos a través de nuestros impuestos. ¿Cabe una mayor diferencia con la vara de medir? ¿Es esto justicia con nuestras hijas?

Irabia es un reflejo de la realidad del entorno social, no es una burbuja. Como un calco de nuestra sociedad, un tercio de los padres de los alumnos tiene estudios básicos, un tercio tiene estudios medios, y un tercio estudios superiores. En Irabia se favorece la integración de las familias extranjeras, siendo su número superior al de la media de los centros de la comarca. Muchos alumnos de Irabia reciben ayudas públicas a los estudios del Departamento de Educación o del Ministerio de Educación y Cultura, muchos viven cerca del colegio, en la Txantrea y en la Rochapea, son chicos del barrio. En resumen, nuestros chicos conviven en la diversidad social, en un campo bien abonado para aprender el valor de la libertad y de la tolerancia, el valor de la responsabilidad y de la solidaridad. Los elementos del escudo del colegio Irabia, un yunque, las cadenas de Navarra, y una estrella sintetizan y definen este proyecto educativo: trabajar por la tierra con tesón para conseguir llevarla a lo más alto. Esto es lo que aprenden nuestros hijos, lo que queremos mantener y promover. Y lo que queremos para nuestras hijas.

Francisco Javier Cervera Paz, Presidente de la Asociación de Padres y
Madres del Colegio Irabia

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 16 de octubre de 2008