El gobierno de Navarra nos deflacta, sea lo que sea eso.

Redacción 18 noviembre 2008 Noticias
Imagen de El gobierno de Navarra nos deflacta, sea lo que sea eso.
“Gobierno y PSN acuerdan deflactar la tarifa del IRPF un 2,5% en 2009”.

Grandes titulares en los medios navarros para anunciar una medida que, previsiblemente, no entenderán el 90% de los navarros. ¿Qué es eso de “deflactar” y en qué nos beneficia, si es que nos beneficia?

Imagínense un ciudadano cuyos ingresos son 10.000 euros, lo cual le sitúa en el primer tramo del IRPF y que por tanto paga, hipotéticamente, 1.000 euros. El año que viene, si su salario crece el equivalente a la inflación, sus ingresos podrían ser de 10.400 euros. Este incremento no supone un aumento del poder adquisitivo puesto que, precisamente a causa de la inflación, el año que viene podrá comprar con 10.400 euros exactamente lo mismo que ahora compra con 10.000 euros. En cambio, si estaba en el límite del primer tramo del IRPF, al pasar a cobrar 10.400 euros podría pasar a tributar en el segundo tramo del IRPF, y tener que pagar, de nuevo hipotéticamente, 1.500 euros en vez de 1.000. De esta forma, nuestro ciudadano no vería aumentado su poder adquisitivo pero en cambio pagaría más a Hacienda. De hecho, al trabajador de nuestro ejemplo, se da la paradoja de que le hubiera compensado que no le aumentaran el sueldo.

Deflactar la tarifa del IRPF, volviendo al principio, significa por tanto que los límites de cada tramo del IRPF suben en la misma medida en que se espera que suba la inflación. De esta forma, no se corre el riesgo de que los trabajadores a los que se les sube el sueldo el equivalente a la inflación pasen a tributar en un tramo superior del IRPF. Si no se deflactara el IRPF cada año, ello equivaldría de hecho a una subida de impuestos que técnicamente recibe el nombre de “progresividad en frío”.

¿Qué significa entonces la decisión del Gobierno de Navarra?

Pues significa que la Hacienda Foral no nos va a subir los impuestos el año que viene. No significa, por tanto, que vaya a bajarlos, sino que no va a subirlos. Una posibilidad ante la que, según confesión del Consejero Alvaro Miranda en rueda de prensa, el gobierno estuvo tentado. Naturalmente el razonamiento es válido sólo en la medida en la que la inflación no supere el 2,5%. En caso contrario, podrán ver cómo la “progresividad en frío” pasa de la teoría al bolsillo. A su bolsillo.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 18 de abril de 2012