Sanz reconoce públicamente que los Presupuestos Generales del Estado “son malos”.

Redacción 10 octubre 2008 Noticias
Imagen de Sanz reconoce públicamente que los Presupuestos Generales del Estado “son malos”.
.
.
.
Sanz lo tiene claro en Onda Cero: los Presupuestos son malos. Luego no votará en contra.

“Volviendo al tema de los presupuestos es verdad que son malos”. E insistió: “es verdad que son malos”. Y más tarde: “Y es verdad, repito, que son malos, porque es evidente que no se corresponden con el proyecto de presupuestos, por ejemplo, que nosotros hemos presentado”. O también: ”En este caso yo coincido plenamente que son malos”.

Pero hay que ser “posibilista”.

“Lo que hay que hacer es ser posibilista en la vida”. Sanz rechazó la enmienda a la totalidad de los Presupuestos por imposible, proponiendo en cambio modificarlo “por la vía de las enmiendas en bloque a fin de convertir unos presupuestos que son malos en buenos”. Obviamente no explicó cómo esto sí sería en cambio posible. A fecha de hoy, lo que está claro es que los Presupuestos son los que son.

¿Y la claúsula?

La famosa cláusula del pacto con el PP que esgrime Sanz para votar por separado, ya ha encontrado un primer tropiezo en su propia redacción, por más que Sanz, al ser su autor, se erija en único y unilateral intérprete del texto. Y es que la cláusula comienza diciendo: “En el caso de que la coalición hubiere formado gobierno…” Es decir, se refiere a un escenario en el que el PP estuviera gobernando y no en la oposición. Pero la misma cláusula también limita la posibilidad de un voto por separado de UPN al supuesto de que “no colisione con el interés general de España”. Un supuesto indefendible cuando tantas veces se repite en una sóla entrevista lo malos que son los Presupuestos Generales del Estado.

El voto de UPN no cambiaría nada.

Otro de los argumentos esgrimidos por Sanz es el de que el voto de UPN no cambiaría nada. Curiosamente, Miguel Sanz repetía recientemente que no había prisa por mostrar el sentido del voto de UPN, puesto que el resto de partidos no habían dado a conocer el sentido del suyo. Ayer mismo, el presidente del PNV seguía sumando exigencias antes de dar a conocer el sentido definitivo de su voto. No está claro, por tanto, si pueden ser o no determinantes. En todo caso cuesta mucho entender la lógica de que, si ya sin presiones no se atreve a votar en contra, sí lo haría en cambio con toda la presión de que los votos de UPN sí fueran determinantes.

No hay chantaje sino colaboración del PSOE. Los Presupuestos no son la clave.

En las últimas horas, Miguel Sanz ha aprovechado también sus múltiples intervenciones para dejar claro que no existe chantaje alguno por parte de los socialistas que esté determinando su posición. Preguntado sobre si alguna vez los socialistas le han planteado un cambio de cromos, responde indignado que “no me lo han dicho nunca, por tanto que se olvide la gente de ese tema porque además la aprobación o no aprobación de los presupuestos no es la panacea para la gobernabilidad”. E insistió en una colaboración con el PSN no sólo tocante a Presupuestos, sino en el día a día de la actividad parlamentaria.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando…
Encuestas

Y usted, ¿cómo lo ve?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 22 de marzo de 2006