La aprobación del voto femenino.

Redacción 1 octubre 2008 Noticias
Imagen de La aprobación del voto femenino.
Es habitual que se recuerde que el voto femenino fue aprobado en 1931 durante la República, la dorada Segunda República. Lo que no es tan frecuente en este aniversario es que se recuerde quiénes votaron a favor y quiénes votaron en contra del voto de las mujeres.

La izquierda se opone al voto femenino.

Si en 1931 se pudo reconocer a las mujeres el derecho al voto, fue a pesar de la actitud de la mayor parte de la izquierda. La izquierda temía que las mujeres fueran más conservadoras y más religiosas que los hombres. Temía especialmente la influencia que la Iglesia Católica pudiera ejercer en el voto femenino. El reconocimiento del derecho a voto de las mujeres, por tanto, quedaba condicionado a que las mujeres votaran a la izquierda.

En el Congreso sólo había tres escaños ocupados por mujeres. De las tres sólo Clara Campoamor, del Partido Radical, defendió el sufragio femenino. Victoria Kent, del Partido Radical Socialista, se opuso al voto afirmando que “no es cuestión de capacidad; es cuestión de oportunidad para la República”. Su oposición reflejaba la citada postura de la izquierda. El propio Manuel Azaña ironizó sobre el enfrentamiento verbal entre Victoria Kent y Clara Campoamor, comentando que sólo había dos mujeres en la cámara y ni por casualidad podían ponerse de acuerdo. El diario La Voz, al día siguiente, ampliaba este comentario preguntándose qué pasaría entonces en España cuando hubiera 50 mujeres en la Cámara. El diputado izquierdista Novoa Santos, eminente clínico y patólogo, intentó justificar el voto en contra desde el punto de vista de la ciencia, asegurando que a la mujer no la dominaban la reflexión y el espíritu crítico, sino que se dejaba llevar siempre de la emoción. En ella, según Novoa, el histerismo no era una simple enfermedad, sino la propia estructura de la mujer. El líder del PSOE, Indalecio Prieto, fue uno de los muchos socialistas que votaron en contra. Abandonó el Congreso formando un alboroto y asegurando que “se había dado una puñalada trapera a la República”. Cuando efectivamente la izquierda perdió las elecciones en 1933, la izquierda señaló a Clara Campoamor como culpable, a quien nunca perdonaría.

.
El voto de la derecha navarra.
.
El sufragio femenino fue aprobado por 161 votos a favor y 121 en contra. En aquel momento, la mayoría de los diputados navarros formaban parte de la llamada “minoría vasconavarra”. Una coalición que se había formado agrupando a todos los partidos de la derecha navarra, incluyendo al PNV. La integración del PNV en una coalición formada por partidos católicos, foralistas y españolistas fue propiciada a su vez por un suceso violento ocurrido en Navarra: “las incalificables agresiones de que fueron objeto por parte de elementos revolucionarios, los concurrentes al mitin católico-fuerista y a la asamblea de Estella”. Así fue como lo relató el comité electoral de la citada coalición, que atribuyó la unión de “fuerzas católico-fueristas” y del “partido nacionalista” a encontrarse “inspiradas por una y otra parte en el más alto espíritu de amor a la religión y a nuestras seculares instituciones”. La coalición de derechas obtuvo 5 diputados en Navarra, por 2 de la coalición republicano-socialista. La “minoría vasconavarra”, donde se agrupaban los diputados navarros de la derecha, votó a favor del voto de las mujeres. Hace ahora exactamente 77 años.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…
Encuestas

¿Cree usted que Pedro Sánchez es un incoherente que sólo buscaba la presidencia?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 13 de mayo de 2009