¿Falta mucho? ¿Falta mucho? ¿Falta mucho?

Es que parecemos crios. ¿Qué se pensaban ustedes que era una crisis? Todavía no estamos ni empezando y ya queremos saber cuando terminará este túnel. Tengan paciencia y aprovechen para disfrutar del paisaje, para escribir sus memorias, para aprender, para observar y tomar nota. Una crisis es una oportunidad. No la dejemos escapar. Pensemos, por ejemplo, si todo esto ha sido un mero error de cálculo o si es que hay algo más. ¡Si hasta los economistas más materialistas están hablando de avaricia! ¿No era ese uno de los pecados que nos enseñaba el catecismo de Astete? ¿A ver si va a resultar que la moral tiene algo que ver con los negocios? Pensemos cada uno qué es lo que hemos hecho para que no haya crisis. Porque al final todo está conectado. Y una sociedad que se mueve, en bloque, según el esquema del "usar y tirar" no puede quejarse cuando es ella misma la que ya no sirve. El crecimiento de la nada no existe. Si hemos crecido tanto habrá sido a costa de algo, o de alguien ¿no? Y si fuera a costa de las nuevas generaciones que vienen pisando fuerte no sería mala cosa. ¿Pero es por eso? ¿No será que ha habido mucha especulación? ¿No será que la facilidad de los créditos nos ha llevado a vivir en las nubes? Pues eso. Que lo importante no es cuándo dejaremos de caer sino que si caemos, que sea poco a poco.
Jerónimo Erro

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...

Entradas relacionadas