Golpes a la asignatura EpC

La decisión del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de anular algunas expresiones contenidas en las órdenes de la Junta andaluza que desarrollaban la asignatura de Educación para la Ciudadanía y la del juez de Huesca sobre la objeción de conciencia, demuestran que la pretensión del Gobierno socialista de imponer criterios ideológicos en las aulas no es ni inocua ni inocente. Y es que, en efecto, la asignatura es polémica, está viciada por el sectarismo y no encuentra total acomodo legal. El varapalo judicial es la demostración de que la oposición frontal a sus contenidos por parte de miles de familias está justificada porque ampara una invasión ilícita y abusiva de los ámbitos de la moral, la ética y el derecho. Ahora el Tribunal Supremo está obligado a pronunciarse porque existe una conexión directa entre las órdenes de la Junta y los decretos estatales que regulan la asignatura. En cualquier caso, las sentencias son una consecuencia directa, otra más, de la particular idea que Rodríguez Zapatero tiene sobre cómo legislar: imponiendo en lugar de negociando y subordinando la libertad a un adoctrinamiento unidireccional y acrítico.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...

Entradas relacionadas