La crisis en positivo.

Redacción 30 abril 2008 Noticias
Imagen de La crisis en positivo.
El conjunto de análisis que hemos venido publicando acerca del diagnóstico de la crisis actual, quedaría incompleto sin algunas consideraciones finales a modo de colofón. Hemos querido plantear esas consideraciones en positivo, presentando propuestas que pueden facilitar realmente el acceso a la vivienda en el futuro y permitir el normal ajuste de precios en el libre mercado.

Liberalización del suelo.

Una primera medida evidente para rebajar el precio del suelo es aumentar la oferta de suelo. Para aumentar la oferta de suelo, a su vez, la forma más evidente de hacerlo es liberalizándolo. Es decir, convertir en urbanizable todo el territorio excepto aquellos lugares en donde exista un motivo razonable para impedirlo: de seguridad, ecológico, etc.

Aparte del aumento de la oferta de suelo, la liberalización traería consigo algunas otras consecuencias beneficiosas. Eliminando, por ejemplo, a los mayores especuladores que son a la postre los ayuntamientos. El suelo se ha convertido en la principal vía de financiación de muchos ayuntamientos. Existe en este sentido un claro interés intervencionista por parte de la Administrión local para retener la potestad de calificar y dosificar la oferta de suelo.

Respecto a la corrupción, se trata de la consecuencia lógica de dejar en manos de la Administración la potestad absoluta respecto a dónde y cuándo se edifica o si no se edifica.

Desregulación.

Licencias, permisos, trámites, papeleos, demoras… La hiperregulación no sólo encarece el proceso de construcción sino que lo ralentiza de una forma extraordinaria. Millones y millones de euros invertidos en comprar suelo en Guendulain permanecen paralizados a expensas de la decisión de un consejero. Mientras los promotores tienen su inversión paralizada por la Administración, renegocian a cara de perro su deuda con los bancos en la peor crisis de liquidez que se recuerda. “El consejero ahora no quiere desarrollar Guendulain sino Donapea, porque Donapea es su juguete y Gendulain era el juguete del consejero anterior”, se quejaba algún empresario en el reciente periplo de Navarra Confidencial por el sector. Tampoco faltaron los ejemplos de promotoras que habían comprado suelo hacía 7, 8 ó más años, han visto paralizados sus proyectos todo ese tiempo y que no han recibido permiso para edificar hasta ahora que la crisis les ha dejado sin financiación para hacerlo.

Alquiler. Protección jurídica del propietario.

Una forma de aumentar la oferta de vivienda en alquiler es imponer el alquiler manu militari a todos los propietarios de viviendas vacías, habitualmente considerados como especuladores sin escrúpulos. Otra forma más civilizada y que demuestra más respeto por la propiedad y por la libertad de las personas es modificar la legislación para proteger al propietario. No parece probable que sea un capricho de los propietarios su renuncia la jugosa renta de un arrendamiento. Su renuncia, más bien, sólo parece explicarse por la incapacidad para disponer libremente del piso una vez alquilado, para proteger el estado de su propiedad o para deshauciar rápidamente a un inquilino en caso de impago. Efectivamente, el artículo 9 de la Ley de Arendamientos Urbanos impone al arrendador de una vivienda un contrato mínimo de 5 años. El artículo 14 subroga a cualquier comprador en las obligaciones adquiridas anteriormente por el vendedor. Esto por no hablar de las implicaciones de iniciar un procedimiento judicial contra un inquilino que no paga, es problemático o provoca daños en la propiedad. Lo increíble es que se alquile algún piso en España.

Abrir el debate de las VPO.

En un reciente análisis explicábamos también cómo las VPO ofrecen su lado oscuro, aumentando los costes de la vivienda libre y reduciendo además su oferta, lo que aumenta su precio y la hace más inaccesible. Al hacerse más inaccesible la vivienda libre, se hace preciso aumentar el número de VPO para facilitar el acceso a la vivienda, lo cual genera un círculo vicioso y un porcentaje siempre creciente de VPO.

Menos intervencionismo.

En el origen de todos y cada uno de los problemas que podemos detectar en relación con la vivienda, por todo lo expuesto, siempre nos encontramos finalmente con el intervencionismo del estado y la Administración. Nuestro mercado inmobiliario es un mercado excesivamente intervenido y regulado. El camino de salida al problema del acceso a la vivienda, por tanto, se encuentra en sentido contrario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando…
Encuestas

¿Cree usted que aunque Chivite sea la presidenta se encuentra sometida a la tutela de Uxue Barcos?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 4 de octubre de 2018