Maiorga o nadie.

Redacción 8 abril 2008 Noticias
Imagen de Maiorga o nadie.

Ordago de EA.

No es cierto que, ante la imposibilidad de consensuar un candidato, Maiorga Ramírez prácticamente se viera abocado a inscribirse él en el último minuto para evitar que Nafarroa Bai perdiera el puesto en el Consejo. De hecho, las normas aprobadas por la Mesa del Parlamento de Navarra para la elección de los 5 miembros del Consejo General de la CAN establecen que “los grupos y agrupaciones podrán presentar tantos candidatos como miembros a elegir”. Es decir, que Nafarroa Bai podría haber presentado hasta cuatro candidatos más aparte de Maiorga Ramírez, salvando temporalmente la falta de consenso alrededor de un candidato. Naturalmente una vez que sólo presentó su candidatura el candidato de EA, Maiorga Ramírez, entonces sí que la elección quedó limitada para el resto de la coalición entre elegir a Maiorga o nada. Y esa, a todas luces, parece precisamente la jugada de EA.

Extrañas circunstancias.

La opacidad que envuelve al poliético conglomerado de partidos nacionalistas no permite conocer con precisión la forma en que se coció el órdago de EA. Pero sí que conocemos detalles que subrayan la anormalidad de todo lo sucedido aquella mañana. Por ejemplo, que Juan Carlos Longás, el candidato alternativo de Aralar, PNV y Batzarre, estuvo desde las 10 de la mañana en el edificio del Parlamento aquel jueves. Hubiera sido perfectamente posible, por tanto, la inscripción de Longás junto a la de Maiorga. Al parecer, sin embargo, se escenificó ante Longás la decisión de que al final no se presentaría ningún candidato. De este modo EA pudo presentar sólo a Maiorga sin aviso previo y en el último minuto. Esta tesis abonaría la sospecha de que no se trataba de una improvisación sino de una maniobra calculada. Máxime cuando no hablamos de un acto espontaneo de Maiorga sobre la marcha, puesto que la ejecutiva de EA, en su comunicado del jueves, manifiesta haber conocido y aprobado dicha acción.

Irregularidades.

A todo lo anterior, se suma la posible irregularidad de la candidatura de Ramírez, consistente en que no siendo el candidato de Nabai, según lo reconocido por EA y los demás miembros de la coalición, tampoco lo puede ser de EA. De no ser así, Nafarroa Bai podría proponer unos candidatos como coalición y EA, Aralar, Batzarre y PNV otros alternativos como partidos particulares. Distinta cuestión es que la Mesa del Parlamento, como era de temer, no haya entrado en este asunto y haya dado por buenas las 6 candidaturas presentadas, incluyendo la muy particular de Maiorga.

Silencio estruendoso.

Donde es muy improbable que se haya dado por buena la jugada es en el seno de la propia Nafarroa Bai. La coalición, consciente del deterioro para su imagen, por una parte ha optado por lavar los trapos sucios en privado. Por otro lado también habría decidido, como mal menor en este momento, tragarse el órdago impuesto a la fuerza por EA y asumir como propia la candidatura de Maiorga. No sólo era Maiorga o nada, era Maiorga o nada y guerra. Lo que resulta poco probable es que la humillación impuesta por EA a Aralar, Batzare y PNV, llevando al límite la resistencia de la coalición nacionalista, no deje ninguna huella.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 1 de agosto de 2018