También contra la autovía de Jaca.

La autovía entre Pamplona y Huesca se suma así a la totalidad de grandes obras de infraestructuras emprendidas en Navarra, ninguna de las cuales ha podido evitar enfrentarse a una pléyade de organizaciones autodenominadas “ecologistas” y “progresistas” cuando no directamente al chantaje terrorista. La interminable lista incluye Yesa, Itoiz, la Autovía de Leizarán, el Canal de Navarra o el futuro tren de alta velocidad.

Ahora es el turno de esta autovía, ya calificada como “una de las mayores catástrofes medioambientales en Europa” por estas organizaciones, que según el diario ABC preparan un recurso de nulidad ante el Ministerio para paralizar la obra.

Aunque la noticia consiste en que varias de estas asociaciones se han unido para presentar un recurso de nulidad ante el Ministerio, hace tiempo que este tipo de organizaciones vienen protestando contra la mejora de cualquier infraestructura que pueda facilitar “la marbellización del Pirineo”. En opinión de los ecologistas, además, la autovía pasará justo por zonas en las que se producen permanentes y gravísimos desprendimientos y deslizamientos, cuando no hundimientos del terreno que, de forma incomprensible, no habrían sido tenidos en cuenta por los técnicos. Lo mismo que en Itoiz, Yesa, etc.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja