¿Catástrofe u oportunidad de inversión?

Redacción 13 noviembre 2007 Noticias
Imagen de ¿Catástrofe u oportunidad de inversión?

A principios de año, el Citigroup era el mayor banco de los EEUU y el mayor banco del mundo por capitalización bursátil. No hablamos por tanto de un banco cualquiera. Un simple vistazo a la cotización del Citigroup en los últimos 12 meses nos habla de inmediato, a simple golpe de vista, de un desplome dramático a partir del verano, cuando se desata la crisis de las subprime. Citigroup no es un caso único, es el caso de casi todo el sector financiero en los USA. No hay más que ver las cotizaciones de Citigroup, Bank of America, JP Morgan y Wells Fargo para comprobar que algo muy grave pasa en el sector bancario al otro lado del Atlántico. O por lo menos, los inversores han decidido que algo muy grave pasa al otro lado del Atlántico:

Paradójicamente, al mismo tiempo, en España los bancos no han parado de subir y subir. De hecho, en el verano, sí acusaron la crisis de las subprime, pero después rebotaron con fuerza y volvieron a sus máximos mientras sus contrapartes transatlánticas seguían cayendo y cayendo. Así, poniendo juntas las cotizaciones de los tres bancos, puede apreciarse una clarísima y extraña divergencia entre la evolución a partir del verano del BanK of America y el Citigroup, que caen cerca del 20% y el 40% respectivamente, respecto al Santander que sube alrededor de un 20% en ese mismo período.

No cabe duda de que los mercados, a uno y otro lado del Atlántico, apuestan por dos escenarios completamente distintos para el sector bancario: catastrófico en un caso e idílico en otro. La cuestión radica en saber si ambos tienen razón, y hay dos escenarios totalmente diferentes, o bien una de las dos orillas se equivoca, por exceso de optimismo o por exceso de pesimismo. A pesar de la desaceleración evidente del sector inmobiliario, o del eventual riesgo de contagio si efectivamente hubiera un crisis grave en los EEUU, lo cierto es que nada de esto parece afectar a los inversores locales. Los resultados de las cajas y bancos españoles están siendo espectaculares, incluyendo los de Caja Navarra. Las agencias de calificación de riesgo no parecen especialmente preocupadas. Ayer mismo el presidente de la CECA, Juan Ramón Quintás Seoane, afirmó que miraba la crisis hipotecaria estadounidense "sin grave preocupación", y que no cree que arrastre a España "a no ser que haya una recesión a nivel mundial".

Lo cierto es que los EEUU, de momento, no se encuentran en recesión. Todo el mundo parece tener bastante claro que la economía norteamericana va a ralentizarse bruscamente los próximos meses, pero de hecho no es seguro que vaya a entrar en recesión.

En este contexto, los bancos americanos parecen incluso atractivos en términos de PER o de dividendo. Un dólar devaluado, además, avalaría una inversión en dicha divisa. Añadimos además una comparativa entre la capitalización bursátil del Santander y las del Citigroup y el Bank of America. Nunca un banco español ha estado tan cerca de los que, por tamaño, a principios de año eran el primero y el segundo del mundo.

Capitalización en miles de millones de dólares,

Naturalmente, sin quitar méritos al Santander, esto nos devuelve a la cuestión inicial: euforia por un lado, catastrofismo por otro. ¿Y si alguien se está equivocando? En el escenario catastrófico, probablemente cualquier inversión sería catastrófica a ambos lados del Atlántico. En un escenario más calmado, en cambio, podría resultar más rentable invertir en la orilla más castigada. Lo que no parece de terminar lógico, es una diferencia tan acusada. Especialmente en el caso español, cuando otros bancos europeos como el Deutsche Bank también han sido severamente castigados. ¿Tan mal están las cosas allí? ¿Tan bien están aquí?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando…
Encuestas

Y usted, ¿cómo lo ve?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 7 de mayo de 2012