Simpatizantes antipáticos

Jerónimo Erro 24 octubre 2007 Claves

No. Al menos yo no quiero que gobierne Nafarroa Bai. Y naturalmente no estaría más feliz si hubiera un tripartito progre en Diputación. Yo lo que quiero -supongo que como querrán todos los votantes de Miguel Sanz– es que eso no suceda nunca. Por eso a todos nos preocupa tanto ver a Sanz y a los dirigentes de UPN empeñados en la táctica a corto plazo.

 

Para que aquello -el tripartito nazional-socialista- no llegue nunca, para que el sarampión nacionalista reduzca su intensidad, para que el vasquismo ideologizado y progre pierda energía, hay que mirar algo más que el ombligo del cargo y los presupuestos. Hay que mirar más alla y apostar por llenar de contenido esa famosa identidad de Navarra.

 

Ahora tenemos una Diputación foral y española. Menos mal. ¿Pero qué clase de Navarra nos espera dentro de cuatro u ocho años si no se miman ahora la educación y la cultura? ¿Si se dan alas ahora a un PSN que estaba técnicamente hundido? ¿Si se aceptan ahora los principios antiforales y antimorales y anti-familia de la EpC? ¿Si se continúa engordando todo lo público a costa de la vida social?

 

No es verdad que la política tenga que ser necesariamente así de amorfa. Si existen unos principios deben explicitarse. Y si UPN tiene de verdad un proyecto para Navarra diferente al del Partido Socialista Obrero Español lo mínimo que pueden esperar sus votantes y díscolos simpatizantes es una cosa: que se note.

 

Jerónimo Erro

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 25 de septiembre de 2012