Don Fernando Sebastián se va pero se queda.

Pilar Pérez 24 septiembre 2007 Cartas al director / Agenda
En una Catedral llena de navarros don Fernando se despidió este domingo de una tierra que le ha acogido estos años.

Ha sido un lujo de Arzobispo, un regalo para esta diócesis y no sólo por su reconocida talla intelectual sino creo que sobre todo porque en él todo el pueblo navarro ha tenido un verdadero padre que daba ejemplo de coherencia y de fe en los momentos buenos y en los no tan buenos.

Es hora de decirle adiós y así lo estamos todos haciendo: los sacerdotes, los religiosos, los ancianos, los enfermos, los niños y los jóvenes, los consagrados…. en fin todas las familias que de una u otra manera nos hemos sentido siempre reconfortados con su oración y su presencia.

Se lo decimos con pena, pero también con el gozo de saber que la herencia que nos deja es mucha y que cada cual como hijo se cogerá de ella lo que más quiera. Yo también lo hago: me quedo con sus referencias a la dignidad de la mujer y en concreto con su valoración de la maternidad y su papel fundamental como vínculo de unión en la familia y en la sociedad.

Y me quedo también con algo que gracias a don Fernando Sebastián aprendí: que las madres, como los sacerdotes siempre deben estar disponibles y por eso sé que don Fernando se queda para siempre.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que es posible el sorpasso de VOX?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 16 de octubre de 2009