Los divorcios suponen ya el 58% de los matrimonios.

Los datos reflejan una realidad devastadora para la sociedad, para los propios contrayentes y para las futuras generaciones de españoles, que mayoritariamente deberán criarse en hogares rotos. España ostenta, tras Bélgica, la mayor tasa de ruptura de matrimonios de la UE. Dicha tasa se obtiene dividiendo el número de rupturas por el de matrimonios.

Por comunidades autónomas, a pesar de los malos datos, Navarra reina en el papel de tuerta al ser la comunidad española con menor número de rupturas en cifras absolutas durante el primer trimestre del 2007.

Este fenómeno, al que España se ha apuntado con entusiasmo, es sin embargo relativamente nuevo y data de los últimos años. En general, los españoles del presente han crecido en un hogar estructurado. Ya no será así en el futuro y las consecuencias aún son difíciles de predecir.

Paralelamente, según una encuesta del CIS, España se sitúa “muy por encima de la media europea” en la aceptación del matrimonio homosexual, las parejas de hecho y las “formas alternativas de convivencia en familia”. España se sitúa así en el polo opuesto de Grecia, Italia e Irlanda que, como puede observarse en el primer gráfico, son casualmente los países donde menos rupturas se producen en relación al número de matrimonios.

Fuente para los gráficos: Instituto de Política Familiar.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja