Empiezan las fiestas del obispo Don Fermín con mar de fondo

Jerónimo Erro 7 julio 2007 Claves
Normalidad aparente. Mucha normalidad dentro de la anormalidad desquiciada que son los sanfermines. El primer día de las fiestas de Pamplona, es decir, de media Navarra, ha explotado con bastante más tranquilidad de lo esperado. La tensión política que suelen protagonizar desde hace años los nazionalistas más sectarios se ha visto bastante rebajada. Ni ikurriñas, ni barrakas, ni borrokas. Y casi, casi… el Riau-Riau. Tal vez porque la táctica de perfil bajo de los de Navarra-Si (o sea, No) y las negociaciones que han dejado en suspenso con esos "españolazos" del PSOE (de los que ya están por cierto un tanto quemadillos) les han obligado a dejar la bicrucífera en el armario. El caso es que sea por eso, o también porque doña Yolanda así lo ha ordenado y mandado, se han visto en el chupinazo menos banderas separatistas que nunca. Los aeneuvistas han hecho el amago y poco más.

Este año la válvula de escape de los demagogos aguafiestas está siendo la famosa pancarta irreverente de los Mutikos. No contentos con mantenerla han hecho pegatinas de la misma.  Es decir, que hacen bandera del asunto. Pues mal vamos porque este obispo que critican es el sucesor legítimo de aquel otro obispo que celebran. O bien vamos, porque al fin y al cabo lo que se celebra es que al obispo Don Fermín le cortaron la cabeza por algo. Seguramente era también un tipo incómodo. Hoy tendrán -los dos- muchos aplausos en la procesión.

Jerónimo Erro

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que Chivite debería ofrecer explicaciones ante las acusaciones de haberse saltado las normas sanitarias para organizar una comida?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 3 de marzo de 2017