Tras el comunicado de ETA, Zapatero debe dimitir.

Adolfo Pérez-Jacoiste 5 junio 2007 Opinión
Si ETA mata a alguien, la responsabilidad penal será de ETA, evidentemente. Sin embargo, es también evidente la responsabilidad política de Zapatero. Hace apenas una semana, gracias al presidente del gobierno, una legión de batasunos se nos colaron en multitud de ayuntamientos, incluido el de Pamplona, todos ellos cobrando y gestionando dinero público a mansalva. Ayer mismo, el asesino en serie más famoso de España (ya con el alta hospitalaria en la mano) se jactaba de no querer llevar siquiera una pulserita cuando lo manden a casa. Creo recordar que este tipo estaba en prisión cuando jetapé empezó a contarnos el cuento de la lechera, ¿qué va a hacer con él ahora? Antes de su nefando “proceso”, había un Pacto Antiterrorista que por un lado aglutinaba al 90% de la opinión pública española, y que por otra parte había funcionado objetivamente bien y puesto a los criminales contra las cuerdas, fue Zapatero quien se lo cargó personalmente para negociar con la ETA, hacer un pacto de hierro con los nacionalistas y crear un “cordón sanitario” alrededor de la oposición. ETA no desaparecerá hasta que el último etarra no se convenza de que sus crímenes son inútiles. Con sus mesas paralelas, sus negociaciones, sus “bases para el arreglo” y sus fotos con Otegui, Zapatero ha conseguido alejar años y años ese momento en el que hasta el último tonto etarra dé la lucha por perdida. Es más, Zapatero ha hecho del pacto con la ETA el centro de la política nacional. Zapatero ha hecho posible su gobierno de media España contra la otra media sobre la base del pacto de hierro con los nacionalistas, nacionalistas que por un lado comparten ideario con la ETA y por otro siempre han abogado por la negociación con ETA en vez de por su desaparición. Por eso se cargó el Pacto Antiterrorista y por eso no podría recuperarlo. Sin embargo, más que hacer de la necesidad virtud, en todo momento dio la impresión de que Zapatero abrazaba entusiasmado la idea bolivariana de hacerle el “apartheid” a la oposición. Lejos de ser un inconveniente la división en la política antiterrorista, Zapatero vio en esa división la oportunidad de llegar a un acuerdo de paz con la ETA que excluyera a la derecha, y que por tanto le proporcionara el monopolio del mérito por haber conseguido la paz. Para llegar a ese acuerdo, descendió a niveles infamantes e incluso desplegó toda una política de acoso a las víctimas (véase la reciente multa al Foro de Ermua). Puesto que la política de jetapé ha girado en torno a la estrategia de llevarse toda la gloria en caso de alcanzar un acuerdo de paz con la ETA, por la misma regla de tres creo que ahora que se demuestra que la ETA le ha tomado el pelo es él quien ha de cargar con toda la responsabilidad política y presentar su dimisión. Él es ahora además, para los propios socialistas, el obstáculo para poder volver al Pacto Antiterrorista y reconstruir los puentes entre el PSOE y el Partido Popular. Por dignidad y por patriotismo, debe marcharse y dejar que sean otros socialistas quienes piloten este nuevo escenario hasta las próximas generales.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 10 de octubre de 2006