Adolfo Pérez- Jacoiste

Redacción 6 abril 2007 Opinión

NAVARRA SERA LO QUE PURAS QUIERA Dos mentiras se repiten en torno a Navarra: la primera que Navarra no es moneda de cambio, lo cual desmienten los propios documentos de los partidos que participan en el proceso, y la segunda que Navarra será lo que los navarros quieran. Y es que los navarros tenemos bastante claro que el 70% de la población navarra quiere mantener el actual régimen foral, ¿pero de dónde sale esta convicción? Naturalmente de las urnas, en las que los partidos que defienden ése régimen cosechan consistentemente en el tiempo el 70% de los votos. ¿Estamos entonces seguros de que Navarra será lo que ese 70% de navarros queremos? En absoluto. La razón es que el PSN representa alrededor de 20 de los 70 puntos de ese porcentaje. Es decir, que si en un momento dado el PSN suma su 20% al 30% de los nacionalistas e Izquierda Unida, Navarra será lo que Puras quiera que sea. O más bien: Navarra será lo que Zapatero le diga a Puras que tiene que ser. Zapatero, a su vez, decidirá que Navarra sea lo que convenga a sus pactos secretos en las mesas de negociación con ETA. A partir de ahí, los nacionalsocialistas tendrán mayoría absoluta en el Parlamento de Navarra, mayoría absoluta en el Parlamento Vasco, y mayoría absoluta en el Parlamento de España. Con todas las mayorías anteriormente mencionadas, el margen de actuación de los nacionalsocialistas (incluso dentro de la legalidad) sería prácticamente ilimitado. Naturalmente los socialistas y los abertzales siempre podrán alegar a su favor que, si tienen mayoría, a fin de cuentas eso sería lo que querrían los navarros. Y a este respecto hay que hacer un par de salvedades. En primer lugar que, si quieren convertir Navarra en un campo de reeducación abertzale con un gobierno común eusko-navarro, entonces que lo digan claramente antes de las elecciones para que realmente esté respaldado en las urnas. En segundo lugar, que es inaceptable el préstamo de un 20% de los votos navarros porque ese préstamo se haya pactado en una mesa secreta con la ETA. Las dos cuestiones anteriores eliminarían por completo la legitimidad democrática de determinadas decisiones que pudieran tomarse acerca de Navarra. Si Puras quiere, ya ven que no es tan complicado imponer la voluntad de un 30% a la del 70% de los navarros. Ya sé que el discurso socialista es llamar a esto mentiras preventivas y otras descalificaciones, pero el hecho es que los socialistas negocian con ETA sobre Navarra en las mesas secretas del proceso, el hecho es que los socialistas se niegan a hacer un gran pacto por la defensa del régimen de Navarra, el hecho es que se niegan a renegar de un pacto futuro con Nafarroa Bai, y el hecho es que lo que sí existe es un frente común permanente de todos los partidarios de ‘el proceso’ contra quienes se oponen a él. Es decir, que están presentes todos los elementos para que se justifique el título de este artículo.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valorar todavía)
Cargando...
Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 1 de septiembre de 2014